Testimonio póstumo

Traemos como testimonio póstumo, las palabras de Hna Beatriz Martínez. Ella que vivió su vida entregada en la misión de la India, y ya en España, muy delicada de salud, no pudo superar, el virus que le amenazó, siendo la primera Carmelita Misionera afectada por el COVID-19. Os dejamos hermanas sus palabras.

¡¡Gracias Beatriz!! Desde el Cielo sigue velando por la Congregación de CM y por la India, tierra donde durante 52 años entregaste y recibiste vida como religiosa.

52 años de su vida religiosa en la India……nos cuenta su testimonio

Mi Vocación religiosa surge como una flor de loto en unas aguas estancadas. Mi familia no era muy religiosa y se oponía a que entrara al convento, yo era menor de edad.

Como joven estudiante me gustaba leer a Sta Teresa de Jesús, por su carácter jovial, no por fines religiosos sino porque me gustaba su estilo clásico.

Una vez profesa de CM quería poner en practica mi vocación misionera y contemplativa, lo que frenó un poco mi entusiasmo por las misiones. Pero yo insistía en que mi vida era para los pobres y los necesitados. En 1958 estaba reciente la fundación de la India, cosa que me entusiasmaba, pero veía una gran dificultad por ello porque no era enfermera. Y el servicio a los leprosos, cuya actividad era casi exclusiva, requería una preparación en salud, y yo no la tenía.

Estoy convencida de que todo en mi vida religiosa ha dependido de un empeño por realizar mis ideales profundos. Vine a la india protegida por un título de asistencia social, que después a través de los 52 años que llevo involucrada en la liberación de la mujer rural, India, me ha servido de palanca para diversos proyectos de promoción de la mujer, tan injustamente ignorada y maltratada. Mi misión en general fue motivada especialmente al contacto con la mujer india, sobre todo en zonas rurales y su ignorada riqueza interior. Todos mis proyectos, que han sido muchos, han estado empeñados, en sacar a flote la riqueza existente en esas mujeres, maltratadas, ignoradas, consideradas de un valor inferior a los animales.

La cultura en India te cautiva por su sentido de transcendencia que afecta a toda la vida de las personas de buena voluntad. La referencia al más allá “A ÉL”, está siempre presente especialmente en los más sencillos, que no tiene nada que les condiciona, viven libres de prejuicios.

Las reacciones políticas fundamentalista actuales, surge de una sed insaciable de poder sobre los otros y de egoísmo sistematizado.

Si yo tuviese que comenzar mi vida misionera, creo que haría lo mismo que he hecho hasta ahora, pero con mayor empeño y determinación. ¡¡HAY TANTO QUE HACER!! para liberar a la mujer de la traba de la opresión y actitudes esclavizante que la sociedad machista ha impuesto, sobre la dócil y conformista mujer de la amplia sociedad india (Cf. LEY DE MANU).

El mensaje que puedo dar a la sociedad es muy claro, los que hemos sido iluminados por esa luz interior que debería animar a todos los cristianos y a muchas gentes profundamente religiosa, es que deberíamos empeñar toda nuestra energía en establecer ecuanimidad humana, sobre todo en situaciones donde los derechos humanos no son tenidos en cuenta para nada. Aquí juega un papel muy importante la concienciación y educación de los jóvenes, para no ser esclavos de tradiciones que oprimen.

La condición de que todos somos hijos de Dios Padre, tendría que prevalecer en todas nuestras relaciones humanas. Yo he sido constantemente consciente de poseer un carisma que invita a revivir, a crear comunión con todas las personas que me he encontrado. Y así lo he querido vivir y lo sigo viviendo. Siendo y haciendo felices a los demás