Tiempo de creación 1 de septiembre a 4 de octubre 2020. Estamos en el V aniversario de la encíclica del Papa Francisco Laudato Si’, el cuidado de nuestra casa común. Es un momento para recordarnos que todo en la naturaleza está conectado. Nos está enseñando hoy a construir una sociedad mejor, colaborando y cooperando por un futuro sostenible. El “grito” de esperanza de la gente se siente en todas partes y necesitan urgentemente la fe para iluminar su camino. Nos unimos a las Iglesias Ecuménicas en esta temporada de creación que comienza desde el 1 de septiembre hasta el 4 de octubre de 2020. Hna. Marykutty Mathew Palaparambil, Provincial de la Demarcación San Francisco Javier India, dirigió a las hermanas con motivo de la Jornada mundial de oración por el cuidado de la creación, con la que comienza el Tiempo de la Creación, citando al Papa Francisco: “Vivir la vocación de ser protectores de la obra de Dios es parte esencial de una existencia virtuosa, no consiste en algo opcional ni en un aspecto secundario de la experiencia cristiana”. Nos recordó que hiciéramos algo muy práctico alrededor de nuestras casas, dado el protocolo de aislamiento social, para dar vida al mensaje de cuidar la casa común, la  Tierra. Cada comunidad aportó su granito de arena para contribuir al cuidado de la naturaleza. Las comunidades que cuentan con escuelas, animaron a los niños a entender la necesidad de darle más importancia al cultivo de árboles, cuidando las plantas del campo situado en torno a sus casas y en los márgenes de las carreteras con el objetivo de educar a los estudiantes, que sepan que a medida que la tierra da lo suficiente para nuestro sustento, es nuestro deber cuidarla y preservarla. Un árbol plantado hoy dará sus frutos para la generación futura. Los niños también ofrecieron oraciones (puja, como decían sus abuelos) a los árboles y el agradecimiento por todos los beneficios que nos brindan. También prepararon contenedores de basura ecológicos para evitar que sea arrojada en el campo o junto a las carreteras. Se pidió a los niños que salieran fuera de las vallas para recoger papeles o plásticos y reutilizarlos para hacer maceteros, portalápices u otro reciclaje. Los niños disfrutaban al mismo tiempo que se educaban. La recogida de agua es otra forma de utilizar este regalo de la naturaleza con prudencia. La mayoría de los lugares en los que nos movemos cuentan con agua, pero por solidaridad con los que carecen de ella, tratamos de utilizar el agua sin desperdiciarla; mediante la recogida de agua de lluvia intentamos mejorar el nivel del agua subterránea. Algunas de las comunidades que trabajan con los jóvenes aprovecharon esta oportunidad para concienciarlos. Las hermanas cultivan la tierra y venden los productos con los que ganan lo suficiente para su sustento. Esto ayudó a los jóvenes que trabajan con nosotras y a los que forman parte de nuestras asociaciones a reconocer los buenos efectos que ofrecen los alimentos ecológicos, cultivados en casa y más saludables que los que se venden en el mercado. También se les animó a cuidar un árbol de los que hay a lo largo de las calles o alrededor de sus casas para que podamos respirar aire limpio y protegernos de la contaminación. Este paso puede ser de gran apoyo para mejorar la crisis global del cambio climático y el calentamiento global. La limpieza es una parte inherente del cuidado de la naturaleza. Aprovechar al máximo los residuos es un programa que llevan a cabo todas nuestras comunidades. Usamos los restos o desechos de la cocina como abono para cultivar verduras y hortalizas ecológicas. Se anima a las comunidades que se encuentran en lugares rurales, aldeas o más cercanas al bosque o la montañas a usar objetos que se fabriquen en la localidad o en la zona. Todas las comunidades del noreste de la India utilizan el bambú en sus viviendas, no solamente para hacer recipientes sino también como alimento en verdura o encurtido. La cría de ganado como vacas, búfalos y gallinas es algo muy común, pero ahora nos encargamos de criarlos con mayores cuidados para que se puedan atender las necesidades de la comunidad y las de las familias pobres. Este tipo de esfuerzos puede proporcionar un desarrollo sostenible y también, en última instancia, generar respeto y cuidado por todos los seres vivos. Queremos formarnos a nosotros mismos y a nuestras generaciones futuras de manera integral, por lo que animamos a contemplar, meditar y encontrar descanso y sosiego en medio de la naturaleza lo que nos ayudará  a mejorar la salud  y a reconocer  y agradecer las maravillas del Creador en la creación. Nos hemos comprometido a cooperar como instrumentos de Dios para el cuidado de la Nuestra Casa Común. Provincia de San Francisco Javier, INDIA