La Iglesia entera, cercana a todo lo que acontece en nuestro mundo y sobre todo a quienes sufren la violencia y las demás consecuencias de las luchas de poder y de la sobreexplotación del planeta, se encuentra inmersa en el llamado Tiempo de la Creación. Cinco semanas en las que unirnos a todos los cristianos para dar una oportunidad a la restauración y la esperanza, un jubileo para nuestra Tierra y para descubrir formas radicalmente nuevas de vivir con la creación. Tiempo de oración y acción por nuestra casa común. En comunión con este tiempo, las Carmelitas Misioneras nos hemos comprometido con un proyecto que busca movilizar un cambio de mentalidad y unos estilos de vida y de misión que impacten en las realidades en las que nos desenvolvemos promoviendo espacios de paz y justicia, de solidaridad, de fraternidad y comunión, en unión con otros.