Las Carmelitas Misioneras después de 26 años de entrega generosa en el pueblo de Molina de Segura en Murcia, dejan esta bonita tierra, donde ha sido mucho lo que han dado las hermanas y mucho lo que han recibido. Después de haber sembrado la semilla, ellas mujeres valientes y arriesgadas dejan este pueblo que tanto han compartido con ellas y la semilla queda y por ello la espiritualidad de Francisco Palau, hoy sigue viva en el grupo de Carmelo Misionero Seglar. Hoy son ellos los que nos cuentan lo que ha supuesto para ellos la presencia de las Carmelitas Misioneras en su vida….Muchas gracias hermanos, os animamos a seguir en esta misión de evangelizar y de vivir el carisma de la comunión teniendo la misión de Amar a Dios y amar al prójimo, como anima el Beato Francisco Palau, fundador de las Carmelitas Misioneras.  

EL CARMELO MISIONERO SIGUE VIVO  EN MOLINA DE SEGURA (Murcia-España)

  El 11 de Septiembre de 1995 empieza una historia de amor y entrega; las Carmelitas Misioneras llegan a nuestro pueblo de Molina de Segura. Esta comunidad,  que lleva por nombre Madre de la Iglesia, estaba compuesta por cuatro hermanas, estando presentes entre nosotros hasta el 3 de Julio de 2021, día en el que tuvo lugar el cierre de la casa. Han sido 25 años, 9 meses y 21 días de presencia y servicio en este pueblo, por cuya comunidad han pasado, en todo este tiempo, trece hermanas. Una presencia que ha sido un derroche de generosidad, ternura y testimonio vivo del Evangelio a lo largo de estos años de misión y apostolado, llevado a cabo en las cuatro parroquias de Molina, colaborando en todas ellas en la catequesis y Caritas Interparroquial. Ha sido en la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús donde ha sido más extensa su misión (catequesis, liturgia, taller misionero, pastoral de la salud… etc.), por la ubicación de su domicilio, situado en el barrio del Carmen, las cuales han vivido como unas vecinas más, disponibles con todos las 24 horas del día, ya que su casa era un oasis abierto de alegría, paz, acogida y hospitalidad. Las hermanas han marchado allá donde la gloria de Dios las ha llamado, en palabras del Beato Francisco Palau. su fundador, pues su misión es “Anunciad la belleza de la Madre Iglesia”, y ser signo de comunión en ese indisoluble binomio de “Dios y los prójimos en un mismo amor”. Las hermanas han dejado en este pueblo una gran huella por su gran labor, cercanía, alegría y entrega en el anuncio del Reino de Dios, pero no se han marchado definitivamente, ya que en el corazón de muchos molineses, sus vidas, su modo de ser, su forma de actuar y su fidelidad al Evangelio, han sido fiel reflejo del carisma del Bto. Francisco Palau. Si, las hermanas se han marchado, pero han dejado un testigo; aquí queda el Carmelo Misionero Seglar, un grupo de mujeres y hombres, que sintiendo en su día la llamada del Señor, desde su ser laicos, han optado por vocación seguir los pasos del Beato Francisco Palau, para ser testimonio del Evangelio y signo de comunión, en la Iglesia y en el mundo, sin olvidar la misión de anunciar que el Reino de Dios está en medio del mundo y en cada hombre y mujer, sin distinción de raza, lengua o religión. El Carmelo Misionero Seglar, quiere vivir el misterio de  la comunión eclesial, desde su ser contemplativos en medio del mundo y desde una acción misionera en todos  los ambientes donde se mueven: familia, trabajo, amistades… etc. También en las parroquias del Llano de Molina, Alguazas y Molina en el campo de la catequesis, liturgia, Caritas, Pastoral de la Salud… etc. A nivel Diocesano, hoy presentes en la Pastoral Penitenciaría, siendo testigos del Evangelio y de una Iglesia en salida, tal como el Papa Francisco pide, porque en los crucificados y excluidos de esta sociedad de descarte han descubierto el rostro de Cristo y la sed de muchos del Amor de Dios.   Hermanas Carmelitas Misioneras, tener la certeza, que aunque os hayáis ido físicamente, porque la obediencia así lo ha decidido, seguís estando muy presentes en Molina. El carisma palautiano sigue vivo, hay una continuidad reflejada en el compromiso de este grupo de mujeres y hombres laicos, que un día dijeron SI al Señor, compartiendo con vosotras el carisma y misión, los cuales quieren seguir siendo testimonio vivo de comunión en la Iglesia y en el mundo.   CMS MOLINA DE SEGURA