Hoy nos llega el testimonio de la Provincia “Francisco Palau” Filipinas, donde 10 Carmelitas Misioneras expresan el gozo de celebrar la fidelidad del Señor con ellas durante 25 años……..¡¡Gracias   hermanas que contagiáis la alegría que brota de un corazón unido al Señor!!. Os animamos a seguir en la entrega diaria. El no defrauda……….

 

25 años

Bendecidas y agradecidas por la entrega

 

Un jubileo es un momento para mirar hacia atrás y mirar hacia adelante. El Antiguo Testamento describe el espíritu de jubileo como una ocasión de recuerdo agradecido de los acontecimientos pasados, de regocijo por las gracias recibidas y de reconocimiento de la fidelidad de Dios.

Por lo tanto, celebrar Bodas de Plata es un acto de gratitud por las bendiciones y los dones recibidos. Estos 25 años ha sido un camino lleno de alegrías y tristezas, triunfos y fracasos, ganancias y pérdidas, pero hemos perseverado porque el Dios que nos llamó es fiel y su amor inquebrantable nos ha sostenido a través de los años.

Somos 10 hermanas en nuestro grupo. Tradicionalmente, nos reunimos y celebramos las bodas de plata con las hermanas en las diferentes comunidades. Sin embargo, a causa de la pandemia se decidió que la celebración se hiciera en las comunidades donde estamos.

La Eucaristía de renovación y acción de gracias se llevó a cabo en diferentes comunidades.

Al celebrar esta fiesta estamos llenas de alegría y gratitud a Dios, que nos ha llamado al Carmelo Misionero, GRACIAS por Su fidelidad y amor inquebrantable, Su presencia permanente que nos da fuerza y valor para continuar el camino. Gracias al apoyo y la generosidad de nuestras familias, de nuestras hermanas en las diferentes comunidades donde hemos vivido, de todas las personas en nuestro apostolado con las que hemos servido y trabajado. Os agradecemos por estar en nuestras vidas y por habernos ayudado a conocer más profundamente a Dios. Hemos palpado y experimentado la presencia de Dios porque hemos compartido la vida y el amor. ¡¡GRACIAS!!

Durante los 25 años hemos sido muy bendecidas y, ahora estamos al comienzo de otra etapa de nuestra vida religiosa, estamos listas para compartir los dones que Dios nos regala. Oramos para que continuemos entregando generosamente nuestras vidas y todo lo que somos… a Jesús nuestro Amado.

Nosotras hermanas Grace B. Esplana, Marietta M. de Guzman, Maria Veronica S.  Baldecanas, Cristina P. Salas, Nieves V. Monterozo, Alfreda G. Genoso,  Hazel Paulette L. Rendal, Maria Socorro T. Solatorio, Rosie C. Restauro, Mary Carmel Porras   … permaneceremos en ÉL tal cual somos …

Unidas a María Madre del Carmelo y por intercesión del Beato Francisco Palau, iremos donde la gloria de Dios nos llame.

¡¡¡ADELANTE MISIONERAS!!!!

 

                                                                                                                          Las hermanas celebrantes

Bodas de plata 2021