En esta “situación inédita” provocada por la COVID-19, “Dios sigue llamando a las puertas de jóvenes, hace falta que haya respuesta”.

Hoy demos gracias a Dios por el don de la vocación de cada una de ellas.  Estas tres hermanas proclamaron su SÍ definitivo al Señor en plena “Pandemia” a pesar de la situación que estamos viviendo, que nos habla de sufrimiento, dolor, muerte, sin embargo, ellas valientemente quieren seguir al Señor, adonde quiera que les lleve, como Carmelitas Misioneras.

Comparten sus frases significativas que son los siguientes:

“Mi corazón fue creado para amarte, aquí estoy … Ya no me pertenezco a mí, sino que soy tuyo”. Hna. Faye Ann Robles del Espíritu Santo (Filipinas)

“Proclama mi alma la grandeza del Señor, mi espíritu se alegra en Dios mi salvador”.  Hna. Ella Ann Bantigue de Jesus (filipinas)

“Estoy contigo siempre”. Hna. Novianti Oda Bertha Maumabe Nuestra Señora del Monte Carmelo (Indonesia).

La profesión perpetua es un paso final de un largo proceso de discernimiento y formación. Por fin, llegó el momento de pronunciar su SI.  Tuvieron la celebración eucarística el día 9 de mayo en la comunidad Las Marías, Tandang Sora, Quezon City, Metro Manila, Philipppines.

Celebración sencilla y muy significativa, se ha realizado en tiempo de confinamiento para muchas personas, esto hizo que no pudieran acompañarles presencialmente, pero si lo hicieron desde la comunión con ellos en la oración y la participación “online” de la celebración. El amor del Señor no conoce fronteras, y esto se ha manifestado una vez más, ellas contaron con saludos virtuales de familias y comunidades, por lo que se sintió en todo momento el calor de familia.

Ahora las escuchamos a ellas…