Durante los meses de noviembre y diciembre la familia del Carmelo Misionero vamos a orar por los alejados en la fe y aquellos que hayan perdido el sentido de su vida.

DANOS TU ESPÍRITU

 

Danos tu Espíritu, Señor.

Donde no hay Espíritu surge el miedo.

Donde no hay Espíritu aparecen los espíritus.

Donde no hay Espíritu la rutina lo invade todo.

Donde no hay Espíritu la esperanza se marchita.

Donde no hay Espíritu no podemos reunimos en tu nombre.

Donde no hay Espíritu se olvidan las cosas esenciales.

Donde no hay Espíritu la soledad se hace presente.

Donde no hay Espíritu se introducen leyes y normas.

Donde no hay Espíritu el futuro se oscurece.

Donde no hay Espíritu no puede brotar la vida.

Danos tu Espíritu, Señor.