¡El Señor ha resucitado!

Este es el tercer año de la presencia de las Carmelitas Misioneras entre las familias reubicadas en los barrios pobres de las grandes ciudades de Metro Manila a Pandi, Bulacan. Las Carmelitas Misioneras montaron sus tiendas entre ellos y viajaron con los niños, jóvenes y adultos, especialmente con los reubicados en la Residencia Pandi II, Fase 7. Con el objetivo de vivir allí el triduo Pascual. Para ellos, fue la primera experiencia en la Iglesia.

Este Triduo Pascual 2024, fue la primera vez que los niños y jóvenes cantaron el Hosanna durante el Domingo de Ramos, la primera vez que celebraron la Comida del Jueves Santo y el Lavatorio de los Pies y la primera vez que cantaron el Aleluya durante la procesión del amanecer de Pascua.

En esta zona, durante el primer año de la presencia de las Carmelitas Misioneras, ellas prepararon al Carmelo Misionero Joven (CMJ) para asistir como monaguillos, ahora, ellos sirven activamente en la Iglesia. En su segundo año, organizaron el Coro – La Purísima Juvenil, que asiste en la Capilla todos los segundos y terceros sábados por la tarde y en la Parroquia los sábados por la mañana. Un buen número de miembros del CMJ se unieron como voluntarios en la Parroquia y este año su líder es una CMJ. 

También, este año iniciaron las Comunidades Eclesiales de Base y gracias al apoyo de FOSCARMIS se ha podido realizar la formación e iniciar un medio de vida que les ayudó a reunirse como una sola familia.

La alegría de la Pascua se ven en sus rostros, se oyen en sus risas y se siente en su sincera gratitud a Dios y a todos sus colaboradores.

Ha sido una experiencia muy bonita del paso de Dios por las vidas de todos nosotros, acompañando a estas comunidades y a los jóvenes del Carmelo Misionero, que encuentran un sentido a la entrega a los demás, como nos enseña Jesús.

Hna Rebecca Polinar cm

es_ESES
Compartir