Desde distintas latitudes, Manila, Lo Prado – Chile, Salamanca,Trzebinia – Polonia y Perú, se han conectado un grupo de hermanas para ir trabajando el proyecto congregacional “Compromiso con los jóvenes”. Un trabajo desafiante en el mundo que nos toca vivir.

 

La comisión formada por las hermanas Joanna Gulcz de Europa, Sandra Enríquez, de Chile, Rebecca Polinar de Filipinas, Loida Tortogo y Angélica Conde del Consejo General, hemos tenido,el día 30 de mayo 2020, nuestra primera reunión virtual, para compartir el trabajo de reflexión que venimos realizando, a partir de los planes de pastoral juvenil vocacional de las diferentes demarcaciones. Con el objetivo de responder a la línea de acción número 5 “Elaborar unas líneas generales que motiven y orienten un compromiso eficaz con los jóvenes” del plan congregacional “Marcha yo te envío”.

Hemos podido comprobar los muchos elementos comunes en nuestros planes de trabajo con jóvenes, desde nuestra identidad de carmelitas misioneras. Y esto ha provocado en nosotras un revivir nuestra propia vivencia vocacional.

Destacamos como importante la necesidad de abrirnos al mundo juvenil, rompiendo los miedos que podamos sentir, sabiendo que no es fácil, como cualquier otra misión, pero es una parcela muy importante en donde tenemos que estar. Nuestra misión de agentes de pastoral tiene que llevarnos al acompañamiento de jóvenes, ayudándoles a descubrir cuál es su lugar en el mundo, siendo personas comprometidas en la sociedad con valores humano-cristianos.

Nos desafía este momento de crisis que se está viviendo en la humanidad, provocado por el Covid-19, seguras que la realidad social, política y económica va a afectar de lleno al mundo juvenil, y esto nos pone por delante un escenario que ahora mismo aún es incierto y desconocemos, pero que va a requerir una especial atención.

Seguimos durante esta semana buscando, en nuestros planes, los principios y criterios prioritarios que vemos fundamental en la pastoral juvenil, así como los problemas más significativos y comunes de los jóvenes de hoy en las distintas demarcaciones. Con ello en la próxima reunión nuestra misión será comenzar la elaboración del borrador de líneas generales.

Ha sido una reunión que valoramos positiva, dado el entusiasmo de cada hermana y el empeño en dar lo mejor de ella misma para seguir creando comunión en la búsqueda conjunta de nuestro proyecto de trabajo con jóvenes.

Terminamos deseándonos una apertura al espíritu que nos inunde con sus siete dones, para que sigamos siendo testigos alegres de la presencia de Jesús Resucitado en nuestro mundo.

¡¡Gracias hermanas!!, hemos comprobado una vez más que para el Señor no hay fronteras ni horaria, ni geográfica. Hasta el próximo día.

                        ¡¡¡Feliz Pentecostés!!!