Desde el Hogar de San Fernando en Chile nos cuenta como está siendo la  organización de talleres que permiten una interactuación con las residentes, aun en este momento tan fuerte de la pandemia que asola a toda la humanidad. Siempre buscando estar junto a ellas y hacerles la vida lo más agradable posible.

El taller de estimulación global “Las Clavelinas” lleva más de cinco años funcionando, dentro del Hogar San José de las Carmelitas Misioneras. Su formación tuvo a las residentes como actoras principales desde el inicio, y personalmente he tenido un rol de acompañante y facilitadora para que ellas puedan llevar a cabo actividades basadas en sus intereses, y disfrutar de un espacio amigable y respetuoso.

Durante todos estos años han sucedido acontecimientos que sin duda quedarán en nuestra memoria, algunos muy hermosos, y otros muy tristes, como las partidas de nuestras residentes.

La Pandemia no ha estado ajena a ser un acontecimiento muy difícil de sobrellevar para todas las personas que trabajamos con adultos y adultas mayores, y sin duda para las propias residentes. Personalmente, la lejanía inicial con las residentes fue muy difícil de enfrentar, debido a la incertidumbre ante un posible reencuentro y la preocupación por el bienestar de cada una de ellas. En estas instancias fue fundamental mantener el contacto telefónico con el personal, y en lo posible, con ellas, para apoyar en la contención y el estado de ánimo de cada una.

El regreso fue muy significativo, debido a la relevancia y aspectos positivos que el Taller genera en la salud mental de las residentes. Todas estábamos muy contentas de reencontrarnos y retomar las actividades que habían quedado en pausa, y tomando ciertos resguardos y modificaciones, fue posible comenzar con las sesiones. Durante los encuentros, las residentes manifiestan su alegría de poder reiniciar el taller, ya que señalan que para ellas es muy importante realizar actividades en sus tiempos de ocio y tiempo libre, de poder compartir y reír junto a sus pares y terapeuta. Sin duda estas retroalimentaciones son las que motivan a dar lo mejor de una para que cada reencuentro cumpla con las expectativas de las residentes y favorezcan su salud biopsicosocial.