XV CONGRESO ESCUELAS CATOLICAS #MAGISTER19.

Madrid 14-16 noviembre.

 

14 de noviembre de 2019, 9 de la mañana, un nutrido grupo de 2000 titulares, directivos y maestros de todo el país se acerca al Hotel Marriot de Madrid.

Todos van con la maleta llena de grandes expectativas.

Acuden a la llamada de Escuelas Católicas, que organiza en estas fechas su Congreso “Magister: Educar para dar vida”.

Todos viven un objetivo común en su día a día y vienen dispuestos, con toda su energía, a compartir un tiempo de reflexión y aprendizaje.

Y entre tantos asistentes al evento, un grupo de 12 maestras y maestros se funden en un gran abrazo. Su cara se ilumina cuando se encuentran. No sólo es el trabajo lo que los une: son sus ideas, su entusiasmo, su espíritu, su cariño,… ¡Todos forman parte de Carmelitas Misioneras!- (colegios de Getafe, Granada, Gracia, El Prat de Llobregat y Terrassa)

El tema de este encuentro es el profesorado, y como reza en su presentación, se hablará de la necesidad de contar con “profesores- maestros” que cimienten una escuela que personaliza y humaniza la enseñanza para nuestros alumnos, que vibren con el proyecto educativo católico sin perder de vista los retos de nuestro contexto, que no sean solo transmisores de conocimientos, sino  educadores que forman a la persona en su integridad y le aportan valores que le guiarán siempre.

Las expectativas de este grupo no pueden ser mejores: tenemos por delante casi tres días de ponencias sobre un tema que nos interesa y motiva. A ello se une la ilusión de pasar esas tres jornadas conviviendo y compartiendo la experiencia de nuestros colegios, tan iguales y a la vez tan distintos. ¡Como nos enriquece ese contacto que va mucho más allá del terreno profesional!.

Ya estamos a punto, nos sentamos todos juntos (no podía ser de otra manera).

Se inaugura el Congreso con la intervención de la Ministra Isabel Celaá que, con sus poco afortunadas palabras, crea un murmullo incómodo entre los asistentes. Más tarde la prensa dará ávida cuenta de las repercusiones de esas declaraciones. Pero nada enturbia la buena organización de los actos y asistimos a la primera ponencia, que sabe ponernos una sonrisa en la cara.

Los días discurren amenos y muy interesantes por la diversidad de temas a tratar y la particular forma de ser presentados por ponentes muy diversos y muy duchos en su materia.

Además de asistir a las conferencias, visitamos los expositores que presentan sus productos y proyectos. Todos aceptamos de buen grado sus obsequios, pensando en agasajar con ellos a nuestros claustros.

La música también ha tenido su papel en el Congreso. Hemos disfrutado de originales actuaciones musicales que animaron a todos los asistentes y dieron un toque más lúdico a las jornadas.

El ambiente es inmejorable, la organización del evento muy cuidada, la atención a los participantes, un excelente y abundante càtering,… Todo transcurre de la mejor forma posible.

Las jornadas son largas e intensas. Algunos se alojan con familiares. Otros lo hacemos en la Casa Provincial. ¡Qué decir de la acogida de las hermanas! Siempre es un bálsamo para el cuerpo y el espíritu compartir charla y mesa con ellas. El trato tan familiar que recibimos cala muy hondo en nosotros.

Iniciamos la última jornada asistiendo a una eucaristía oficiada por el presidente de la Conferencia Episcopal Mons. Ricardo Blázquez  y acompañada por el coro del colegio Jesús Maria de Madrid. Fue muy emotiva y puso un broche de oro al Congreso.

Finalmente llega el momento de la despedida. Nos marchamos con la maleta llena de buenas ideas, energías y pasiones renovadas,  ilusión, esperanza, entusiasmo y con el convencimiento de que la nuestra es la mejor vocación del mundo.

 

Engracia Margarit

Directora del Colegio Santa Teresa

Carmelitas Misioneras.

Terrassa (Barcelona)