MEMORIA AGRADECIDA

30 años educando y evangelizando desde el Carisma Palautiano

“SOMOS FAMILIA, SOMOS CARMELO”

El día 06 de noviembre, la Comunidad de Carmelitas Misioneras y Comunidad Educativa Escuela “El Carmelo” de Lo Prado, Curacaví- Chile, nos hemos vestido de fiesta, celebrando el día del Padre Francisco Palau y Quer, Fundador de la congregación de Carmelitas Misioneras y dando inicio al Aniversario de nuestra Escuela. Debido a la pandemia ha tenido que ser de forma virtual.

La celebración de la Eucaristía a las 19:00 hrs, en la Parroquia Ntra. Sra. Del Carmen de Curacavi, precedida por el Párroco, Padre Alex Ponce Pinto. Contamos con la presencia de algunos docentes, asistentes de la Educación y administrativos, Padres y Apoderados.

Nos reunimos como familia para dar gracias a Dios, haciendo memoria agradecida de nuestra historia como comunidad educativa que celebra 30 años educando y formando vidas, anunciando a Jesús que camina junto a nosotros y nosotras.                                                                                                

La confianza ha sido un valor permanente en nuestros quehacer educativo y pastoral, por eso evocamos las palabras del salmo 22 que dice: El Señor es mi Pastor, nada me puede faltar. Ciertamente, si tenemos a Dios, nada puede faltar en nuestras vidas. Así lo testificó el Padre Francisco Palau, confiando totalmente a la gracia de Dios y de quien hoy celebramos su Vida y misión profética, legado que intentamos encarnar las Carmelitas Misioneras a través de nuestras vidas y obras y de manera especial, en esta linda localidad: Lo Prado Curacavi- Chile.

Nos encontramos en medio de una pandemia de gran magnitud, confiamos a nuestro Padre Fundador, este momento de la humanidad y nuestra misión Educativa Escuela “El Carmelo”, que está bajo su especial cuidado y protección.

La presencia de la comunidad que celebra el Amor de Cristo Redentor de la Humanidad, sea oportunidad de afianzar nuestra Fe y Esperanza de que Dios nos va a sacar de esta difícil crisis y nos llevará por nuevos caminos nunca recorridos en el pasado.

Ciertamente como Carmelitas Misioneras agradecemos Dios, el estar aquí viviendo y celebrando el paso de Dios en la vida de nuestros estudiantes, familias y todo el Personal Educativo, que, como CM, reconocemos que sigue siendo un gran desafío de ir concretizando el carisma Palautiano en medio de este pueblo que camina y hace historia junto a nosotras.

“Cuando se reúne la escuela, aquí está Jesús en medio de sus estudiantes y toda la comunidad educativa. Aquí está Jesús para enseñar, asistir, fortalecer y acompañar”, en tiempos de crisis”. Fco.Palau.

Así es, nuestra Madre, la Virgen María, modelo y tipo acabado de la Iglesia, fue el empuje misionero de Francisco Palau, en la cual, a través de ella, fue canalizando su ser misionero por la Iglesia y para la Iglesia. Damos gracias a Dios por la presencia de María, Madre del Carmelo en nuestra Escuela El Carmelo. Agradecemos Ella, nuestra Jardinera, por enseñarnos cómo vivir las virtudes que ella vivió por amor a Dios y amor a los prójimos, (cta 88). María, primera Discípula y Misionera que, con sus virtudes, embellece a nuestra Iglesia, la educación y misión pastoral.

Agradecemos a las personas que pudieron participar en la Eucaristía, dada la situación, sólo las que vivía en Curacaví, el equipo de Formación Pastoral de la Escuela, las responsables de organizar la celebración: Roxana Zúñiga, Hna. Luisa Escobar y Hna. Verónica Riffo, algunos apoderados de la pastoral de apoderados y las hermanas de la comunidad. Hna. Máxima Moscoso y Hna. Sandra Henríquez.

Desde la distancia virtual, les decimos: 

¡¡Feliz Aniversario querida Escuela El Carmelo!!

                                                                                                                                          Verónica Riffo. Cm.