Son diez años de historia, del Juniorado Internacional de las Carmelitas Misioneras en Salamanca. Mucha vida compartida y mucho compromiso adquirido. Hoy nos unimos a la acción de gracias por este tiempo. Nos cuentan como lo han celebrado….

“DEN Y SE LES DARÁ, UNA MEDIDA GENEROSA, COLMADA, REBOSANTE”

Como comunidad juniorado hemos celebrado el pasado 10 de septiembre los 10 años de presencia de esta casa formativa en Salamanca. Fue una celebración muy sencilla, pero muy profunda, muy sentida y muy agradecida.

Fue oportunidad para hacer memoria del camino recorrido en estos 10 años de historia: 2010 – 2020, al abrigo de la comunidad “El Carmelo” de la Provincia de Europa, residente en Salamanca. Son 10 años en esta experiencia formativa intercontinental de preparación  a la profesión perpetua. Diez años en los que han pasado por esta casa 96 junioras de las cuales 91 están con nosotras,  lo que es motivo de inmensa alegría al sentir la vitalidad de nuestra familia religiosa y la gran bondad de Dios para con nosotras. También 11 formadoras de Europa, Asia y África han prestado su servicio misionero a la Congregación desde la formación.

Es de recordar con mucho cariño y gratitud a aquellas hermanas pioneras que fueron abriendo camino por senderos aún no transitados, tanteando y dejándose llevar por la pasión vocacional que las mueve: Ellas son Hnas. Esperanza Izco, Águeda García y Milagros Muguerza; ellas empezaron con el impulso del Consejo General en persona de H. Cecilia Andrés, con el acompañamiento cercano de H. Lourdes Nadal coordinadora general de formación y con el apoyo incondicional del Consejo Provincial de Europa en persona de H. Pilar Miguel. La formación que antes se hacía en cada continente ahora se hacía realidad en la tierra de las raíces, en la tierra de los orígenes, tierra sagrada y carismática por excelencia.

Son muchos y muchos rostros y nombres los que pasan por el corazón… tantos y tantas que nos han estimulado, nos han aportado su sabiduría y espiritualidad a través de las clases impartidas y los espacios vivenciales y que han contribuido a que esta experiencia formativa sea cada vez más enriquecedora en el fortalecimiento de la opción vocacional, también desde un sentido intercongregacional, en apertura a lo diverso, potenciando la comunión, fortaleciendo lo propio y recibiéndolo todo como don.

En esta celebración nos acompañaron nuestros Padres Carmelitas Descalzos quienes con tanto espíritu fraterno siempre han estado con nosotras; también contamos con los Padres de la Orden de Carmelitas quienes tienen su noviciado internacional en Salamanca y nos ayudan en la orientación de algunos talleres. También asistieron varios sacerdotes de la Diócesis que siempre nos han abierto las puertas a nivel  humano, espiritual y pastoral. Algunos laicos que trabajan en Cáritas, institución a la que estamos vinculadas para que las junioras puedan aportar su granito de arena a nivel social dentro de este contexto salmantino. Y con gran gozo estuvieron con nosotras cinco (5) Carmelitas Misioneras de Salamanca, Ávila y Madrid. Estuvimos un grupo de 25 personas, justo el número permitido para celebraciones, dadas las normativas de restricción en la ciudad a causa de la pandemia.

Hermana Carmen Ibáñez Superiora Provincial de Europa estuvo con nosotras y dirigió el brindis con unas sentidas palabras que textualmente les compartimos:

“Un brindis de GRATITUD:

  • Por lo que han sido estos 10 años en el proceso y consolidación vocacional de tantas hermanas de diferentes demarcaciones de la Congregación.
  • Por todos los que han participado en ese proceso formativo: hermanas, religiosos, sacerdotes, laicos…. Y por las entidades que han hecho posible la colaboración de servicio de las junioras: parroquias, Cáritas, hospital, etc…
  • Por los diferentes Equipos de Formación que las han acompañado, dando lo mejor de ellas mismas en entrega, organización y fraternidad, hoy personalizados en Carmenza, Dolores y Micaela.

Un brindis de CONFIANZA:

  • En la buena semilla que aquí se ha sembrado.
  • En la buena tierra que la ha acogido.
  • En el Señor, que la fecunda y da el incremento para que dé buen fruto.

Un brindis por el FUTURO:

  • Para que el curso que se cierra y los 10 años que se celebran sean PUERTA ABIERTA para nuevas generaciones de junioras.
  • Que la Provincia Madre de Europa mantenga la vitalidad carismática y pueda seguir ofreciéndola a todas las Demarcaciones de la Congregación.
  • Y finalmente el deseo de que las junioras que han pasado por aquí, las que hoy están y las que vendrán… hagan crecer en su corazón las raíces del Carisma que en Europa han saboreado y sientan el compromiso de vivirlo, transmitirlo, cuidarlo y hacerlo crecer. Que no olviden nunca que es patrimonio común de todas las Carmelitas Misioneras.

Brindemos pues con GRATITUD, con CONFIANZA y por el FUTURO”

Hasta aquí las palabras de H. Carmen. Si… invitamos a todos los que leen estas líneas y que tienen al Carmelo Misionero en el corazón,  a que brinden con nosotras porque Dios nos ha cobijado con una medida generosa, colmada y rebosante como nos decía el apóstol en el texto bíblico del día; brindemos por las nuevas generaciones de Carmelitas Misioneras que van recreando el Carisma con fidelidad;  brindemos por H. Lila Rosa Ramírez nuestra Hermana General y su Consejo por su atención  cariño y dedicación a cada hermana desde su ser, impulsándonos siempre a vivir como “Carmelitas Misioneras en Salida”.

Por último les compartimos que hemos recibido un regalo “sorpresa” procedente de la comunidad Santa Cruz de Vallcarca; obsequiaron al juniorado con el “Castellers” de Barcelona; es la torre humana que realizan en las fiestas catalanas y tiene un hondo sentido de esfuerzo personal y de fortaleza comunitaria;  y para nosotras Carmelitas Misioneras tiene también un hondo sentido carismático de vivir la comunión en medio de la diversidad; donde todos aportamos, donde todos somos valiosos y todos estamos llamados a sumar y construir.  Gracias Hermanas.

JUNIORADO INTERCONTINENTAL SALAMANCA