AGRADECIMIENTO

Juniorado Intercontinental Salamanca 2019

“Todo tiene su momento, y cada cosa su tiempo bajo el cielo” Ecl. 3,1

GRATITUD, es lo que brota de nuestro corazón, después de tantas experiencias que siguen vivas en nuestro recuerdo y que a su tiempo irán dando frutos.

Damos gracias al Señor que ha permitido concluyamos este proceso de consolidación de nuestra vocación en Salamanca.

La presencia del Señor se ha manifestado con su fidelidad, misericordia y no nos ha faltado; aun de “noche”, su presencia se ha hecho más sentida en el camino.

Damos gracias porque nos ha regalado la vida, la salud y la gracia para vivir este tiempo de estar con Él en profundidad.

“Señor, gloria a tu nombre; pues Tú eres grande y obras maravillas, Tú, Dios, y sólo Tú.” Sal 86,10

Damos gracias al Señor por habernos guiado a través de hombres y mujeres en quienes su Espíritu nos habló, nos iluminó y hemos experimentado su misericordia, su amor.

“¡Bendito sea el nombre de Dios, desde ahora y por siempre!” Sal 113,2

Damos gracias por la oportunidad de ser peregrinas, siguiendo las huellas de nuestros Santos Carmelitas en especial de nuestro Padre

Fundador, con la iluminación carismática de hermanas que viven con pasión este legado.

“Estudiando ciertos incidentes de mi vocación a la Orden de Santa Teresa, creo me llamó ésta a su Orden para esta obra” Cta. 93,4

Damos gracias al Consejo General por su confianza, por su acompañamiento en diferentes momentos  del proceso,  por su  cercanía,  por habernos  permitido este  tiempo  de  encuentro personal con Jesús,profundizando lo que implica su seguimiento. ¡Gracias hermanas!, por esta oportunidad, ha sido un tiempo de gracia bien aprovechado.

“Te doy gracias, Señor, de todo corazón” Sal 137,1

Damos gracias a nuestras hermanas de la provincia de Europa, por su generosidad, su amor y cercanía, nos hemos sentido en casa, en familia. Gracias por la acogida en nuestra última experiencia por las Comunidades: Casa Madre, Tárrega, Vitoria y Burgos. Así como a las comunidades que nos recibieron con tanto cariño durante nuestro paso por Cataluña.

Damos gracias a nuestras demarcaciones por confiar en nosotras, por su apoyo y cercanía.

Damos gracias a nuestras formadoras, las hermanas Carmenza Florez y Dolores Ondobo, quienes nos han ayudado a lo largo de este tiempo de preparación para nuestro SI definitivo al Señor, por su cariño y atención, gracias por ser instrumento de Dios en este periodo de nuestro camino Vocacional.

Gracias a todas las comunidades que nos han acompañado con su oración y sus mensajes, a todas las personas que han sido parte de nuestro camino desde el principio, Dios las bendiga con su gracia.

“El amor de Dios, al difundirse desde nuestros corazones hacia los prójimos, produce en nuestras almas un efecto que le es muy natural, tal es la misericordia” MM 4,2

El Señor ha sido fiel y sigue fiel, su bondad permanecerá con nosotras. Con este agradecimiento nos despedimos: Judith, Alice, Rosemary, Alejandra, Christine, Celia, Consuelo y Yuyun.

Con la certeza, que el Señor nos va acompañando en el camino hasta el final de nuestra vida y que María sigue intercediendo por nosotras.

Bendiciones.