Hoy la Iglesia celebra la memoria de Sta Teresa Jornet Ibars nació el 9 de enero del año 1843, en Aytona, Lérida (España). Patrona de la ancianidad.

En 1981, la Asamblea General de las Naciones Unidas invitó a los estados miembros a considerar la designación de un día de la persona adulta mayor, para dedicarlo a la realización de actividades en favor de esta población vulnerable. En 1982 el Perú declaró oficialmente el 26 de agosto como el día de la persona Adulta Mayor.

Este día hemos celebrado esta fiesta con las hermanas que forman la comunidad “Juana Gratias” en Lima (Perú).

El personal le ha preparado una bonita fiesta, donde las hermanas, han sentido una vez más” el cariño, con las muestras de cercanía. Comenzó la fiesta con un saludo; Este día nos encontramos reunidas con nuestras hermanas mayores, Carmelitas Misioneras, para rendirles un justo y merecido homenaje. Queremos revalorizar su imagen, destacar que son mayores en experiencia, sabiduría, trabajo dedicado a los demás y reconocer el rol que cumplen como miembros importantes de nuestra comunidad. Deseamos que disfruten de este pequeño pero significativo homenaje…….

A estas palabras siguió el canto del Himno del Adulto Mayor, nos unimos todas las hermanas, creando un ambiente festivo, a continuación, un baile Venezolano, que pusieron ritmo a la fiesta, y un juego que nos llevó a la participación de las hermanas con cantos, poesías y chistes. Durante la fiesta, el personal fue invitando a compartir algunos pastelitos salados, causa de verduras y un rico vino, con brindis incluido. El ambiente fue bonito y las hermanas se sintieron felices.  También a la fiesta fueron haciendo llegar el saludo las diferentes comunidades de la Provincia “Santa Rosa de Lima” Perú. Concluyendo el acto festivo con la entrega de unos obsequios para las hermanas. Toda la casa estaba adornada de fiesta.

Fue un momento de hacer felices a las hermanas, organizando una matinal de fiesta y donde las protagonistas eran ellas, las Hermanas Carmelitas Misioneras, mayores. Un día de agradecimiento al Señor por la vida y entrega de estas hermanas que han desarrollado su misión en lugares de fronteras, sin importarles el tiempo dedicado, siendo para ellas lo único importante cumplir la voluntad del Señor, y ser testigos de su amor. Son el legado vivo de la historia de la Congregación, hoy, que sigue acumulando experiencia y entrega a Dios y a los prójimos, como objeto de su misión.

La “riqueza de los años” es la riqueza de la gente, de cada persona que tiene muchos años de vida, experiencia e historia a sus espaldas. Es el precioso tesoro que toma forma en el camino de la vida de cada hombre y mujer, independientemente de sus orígenes, procedencia y condiciones económicas o sociales.

“Hoy quisiera decirles que también los ancianos son el presente y el mañana de la Iglesia. Sí, son también el futuro de una Iglesia que, junto a los jóvenes, ¡profetiza y sueña! Por esto es tan importante que los ancianos y los jóvenes hablen entre ellos, es muy importante” (Papa Francisco en la Audiencia a los participantes en el Congreso Internacional titulado “la riqueza del anciano”,enero 2020)

Muchas gracias hermanas, vuestra vida, ahora limitada, es estímulo para las generaciones que venimos detrás. Os necesitamos, porque sois para la congregación el pasado, presente y aliento para el futuro. Con vuestra vida, nos estáis haciendo visible que la felicidad en la entrega generosa al Señor es cierta.

Pedimos al Señor que os llene de grandeza de espíritu para amar, serenidad para aceptar lo que llega, esperanza para no declinar y alegría para seguir disfrutando de lo que la vida os regala.

¡¡MUCHAS FELICIDADES!!