CARMELITAS MISIONERAS DE SANTOYO-LIMA

Acompañamiento a nivel espiritual, tratando de generar esperanza lo hacemos a través de la oración, por altavoz al barrio, cada noche de lunes a sábado a las 8pm tenemos 15 ó 20 m. de oración.  Los domingos a las 9 am hacemos la liturgia de la palabra, y por la noche cantamos contigo Perú u otra canción. La Semana Santa hicimos cada día un momento especial, el Vía Crucis, algo de la Vigilia, etc ha sido especial y a diferentes horas para que se note que estábamos en Semana Santa. Es bonito como cada noche a través de las linternas nos saludamos y acompañamos con la gente que sigue la oración y la luz de las linternas al ritmo de la música. Por las redes, por teléfono, personalmente nos lo agradecen mucho, nos dicen que se sienten acompañados en estos momentos.

                Desde el martes 13 de abril hemos implementado, la pastoral de la escucha, llamando por teléfono a las familias, de la comunidad cristiana y de las zonas que estamos atendiendo, lo hemos encargado a  Hna Margarita. A ella le dicen las intenciones por las que rezar o agradecer etc sea en vísperas o por algo especial lo hacemos por altoparlante para que todo el barrio también rece, estas semanas hemos tenido 2 difuntos, uno por coronavirus y la otra vecina por derrame cerebral.  

SOLIDARIDAD CREATIVA…EN RESPUESTA A LA PANDEMIA Y SUS CONSECUENCIAS

                Aquí en el barrio, para las que se ubican, tenemos casos positivos. Lo que hace que el miedo esté presente en las personas, además de las necesidades que están pasando de falta de alimentos.

                El 90% de la población de nuestro barrio y sus alrededores, son personas que trabajan cada día para comer. “soy independiente”, dicen y es porque venden pastelitos en alguna esquina de gamarra, en fin, trabajo informal. Otro agravante es que en su mayoría son “inquilinos”, no son dueños de casa, tiene que pagar alquileres, son personas de provincia, venezolanas, que no saben cómo van a pagar el alquiler de los cuartitos, la gente en el sector vive realmente acinada…hoy lo hemos palpado aún más. Llevan 33 días sin salir a trabajar y pasando hambre, desde el primer día del aislamiento. Hoy, el Sr Eleazar, un vecino viudo con 3 hijos nos decía recriminándonos y quejándose de las medidas “cómo se le ocurre al gobierno encerrarnos sin nada para comer, nos está matando de hambre, ése es el verdadero mal, por eso salimos a buscar qué comer, el hambre el verdadero mal”. Experiencia como esa hace que la gente no respete al aislamiento, a veces ni el toque de queda, y eso les pone agresivos y más vulnerables aún.

                Fue tenso ver cuando iniciaron las entregas de las canastas de la municipalidad en esta zona baja, el miércoles 15 por la noche, la gente salió en mancha,  venían corriendo de prolongación Chimbote, de Chiquian, Cabana, de todos lados, no respetaban la policía, ni a los de la municipalidad, teníamos miedo que les hicieran algo, venían dos de la municipalidad caminando, había 1 patrullero y una camioneta de la policía con las cosas, es fuerte, la gente se transforma en palabras y gestos muy agresivos de reclamo, de exigencia de muy mala manera. Entendemos que es por la necesidad que sienten. Temíamos que hubiera violencia. Gracias a Dios suspendieron las entregas y han cambiado la estrategia.

Nosotras venimos ayudando desde nuestras posibilidades y con lo poquito que Cáritas puede dar; bizcochos, galletas, mantequilla, pollo en latas, pollos congelados, etc . Con alguna ayuda hemos comprado ya en 2 ocasiones- saco de arroz, lentejas, azúcar, aceite, para completar. Todo lo que hacemos lo estamos coordinando con la policía de la comisaria de Santoyo y con el ejército del Cuartel Barbones, por seguridad nuestra y de la gente.

                El jueves 17, cerca de las 11 pm, Cáritas nos sorprendió avisándonos que nos darían 350 pollos vivos, teníamos que recoger en el Rimac antes de las 7 am…implicó  organizarnos mentalmente, volando, para ver ¿Cómo hacer para traer los pollos?, ¿darlos vivos o muertos? ¿quién los mata y pela?, nosotras solas no podíamos, y llamar gente tampoco…pues el jueves hicimos entrega en CASSA a 15 familias de la Quinta Francia, que citamos a diferentes horas, la gente se pasó la voz, empezaron a venir a pedir, a exigir, tuvo que intervenir la policía, necesitábamos la donación, pero teníamos que ver la mejor forma o estrategia para canalizarla.

                Recogimos 70 jabas (560 pollos) toda una peripecia, hubo un sacerdote redentorista con sus jóvenes que nos ayudaron a cargarlas al camión que llevaron y poder venir. Del mercadito un “pollero” ofreció ayudar sin cobrar, pero eran muchos y estuvieron otras dos personas, a ellos si les `pagamos, también hemos asumido el alquiler del camión.  Desde que llegaron los pollos la gente empezó a rondar y a venir con su DNI porque les habían dicho que las madres iban a repartir pollos. Gente que se veía realmente en necesidad, pero no podíamos decir si y darles, pues se nos hubiera armado un gran conflicto. Tenía que ser organizado. Sólo pedíamos al Señor que nos ayude a ser realmente justas con el que más necesita, y en momentos así, ¡qué difícil es serlo!

                Gracias a Dios estuvo la tropa del cuartel de Barbones, con quienes habíamos coordinado antes. A ellos se les dejaron 100 pollos, también están pasando necesidad ya que han tenido de un momento a otro una super población con los reservistas que se han integrado ante el llamado del presidente. Hay 400 soldaditos en el cuartel, durante todo el día tuvimos siempre una tropa con nosotras, ellos nos han cuidado y dado seguridad en los momentos en los que se ponía fea la cosa pues la gente venía reclamando porque no les ha llegado la canasta o el bono,  realmente hubo momentos en los que tuvieron que intervenir, cerrando la entrada al parque, parando a los que querían entrar, custodiando el camión con los pollos estacionado en la sombra mientras en el mercado iban matando y pelando…siempre y en todo momento estaban con nosotras, mínimo 4 o la tropa completa. Coordinamos y compartimos 20 jabas con Villa María llevaron muertos y pelados 160 pollos, para la obra social.

                El protocolo de Cáritas era entregarlos muertos, antes de saberlo, nosotras habíamos decidido lo mismo, ya que en las quintas y en algunos sectores de aquí no hay agua, la gente normalmente la compra. Hoy ha sido un día intenso, UNICO, pues no todos los días nos donan tanto. La jornada inició antes de las 7 am y terminó pasadas las 5pm. Fue sin parar, literalmente, una cosa tras otra. Logramos repartir todo en el día: 110 familias de las 3 quintas: Junín, puerto Arturo y Virgen del Carmen.  A parte de las quintas, 120 familias del perímetro del mercado y parque Santoyo, Cabana, Pampas y Ocros.  Llevamos a las casas, para evitar aglomeraciones. Ahí al encontrarnos con la gente nos agradecían la oración diaria.

                PERDONEN lo largo de este compartir, pero he escrito lo que ha ido surgiendo para compartir con ustedes lo que vamos haciendo y viviendo y puedan contextualizar las fotos. Unidas en oración con todos.