La comunidad “Padre Palau” de Roma hemos sido invitadas al Congreso (virtual) Continental de Vida Religiosa del 13 al 15 de agosto de 2021. Con el tema “Hacia una Vida Religiosa Intercongregacional, Intercultural e Itinerante”. El Congreso ha sido organizado por la CLAR (Confederación Latinoamericana y Caribeña de Religiosos y Religiosas) con el objetivo de “escuchar a Jesús en esta hora, y con Él y como Él, caminar hacia un nuevo modo de ser Iglesia que se deja transformar para servir como discípula, profeta y misionera”. Asimismo, buscan analizar el momento histórico para fortalecer “algunos rasgos de nuestra identidad, en sus dimensiones intercongregacional, intercultural e itinerante y que asumamos el espíritu sinodal como nuestra manera de situarnos ante la construcción del tejido eclesial”.

Cada día la oración ha estado motivada por Hna Holanda Dájome, de la Provincia “Nuestra Sra de las Virtudes” Colombia.

No pudimos seguir todo el desarrollo debido a la diferencia horaria pero sí las distintas ponencias y sus respectivas claves teológicas:

Viernes, 13.

Ponencia “Vida Religiosa en clave Intercongregacional” por P. Luis Alberto Gonzalo Díez, CMF.

Claves teológicas: Hna. Cristina Robaina, P. Tarcisio Gaitán.

Sábado 14.

Ponencia “Vida Religiosa en clave Intercultural” por Hna. Adriana Carla Milmanda, SSPS.

Claves teológicas: Hna. María del Carmen Bracamontes, P. Jorge Costadoat.

 

Domingo, 15

Ponencia “Vida Religiosa en clave Itinerante” por Hna. Teresa Maya, CCVI

Claves teológicas: Hna. Rosario Purilla, Hna. Ángela Cabrera.

Con unos días de anterioridad nos fuimos preparando personalmente con el recurso orante ofrecido, y en el que fundamentan la itinerancia a la luz de Jesucristo, camino, verdad y vida y en la exhortación apostólica del Papa Francisco… Iglesia “siempre en salida y en éxodo”, sabiendo que esto sirve y se pide también para la Vida Religiosa.

Cabe destacar la intervención de nuestra hermana Rosario Purilla (demarcación de Perú) nos alegró su presencia, la felicitamos y agradecemos por su elocuente intervención, en la que destacó la concepción del ser humano como ser itinerante, en tránsito, que pasa y va más allá, que traspasa fronteras ya desde su mismo nacimiento, aludiendo también a la llamada que hace Jesús a Nicodemo. Ya el pueblo de Israel surge como pueblo en itinerancia siendo acompañado por Dios, itinerante que camina a su lado y le conduce.  Jesús perteneciente a la cultura de Israel, invita a sus discípulos a la movilidad, dejando lo conocido y que proporciona seguridad, para ir al otro. Tomar esta itinerancia de Jesús como opción de vida. Como consecuencia, invitación a una vida religiosa en itinerancia misionera, siendo la comunidad la que se vuelve itinerante. Esta itinerancia se transformará en “pulmón” de la misma, de su ser y misión.