En medio de la situación de pandemia que está viviendo la humanidad, la esperanza sigue surgiendo en nuestro caminar. Como congregación de Carmelitas Misioneras tenemos el gozo de seguir acogiendo a jóvenes que sienten la llamada del Señor a entregar su vida en el Carmelo Misionero.

                Hoy nos acercamos a la Provincia “Padre Palau” de Filipinas, que son gozo han celebrado la primera profesión de 8 jóvenes valientes, (7 de Indonesia y 1 de Filipinas) que no han dudado, aun en medio de esta situación de crisis mundial, decir al Señor “Sí quiero seguirte y consagrarme a Ti”.  Una vez más, alabamos a Dios por el don de la vocación en el Carmelo Misionero. Dios continúa enviando trabajadores a su viña a pesar de este tiempo de la pandemia.  También queremos agradecer a las familias de estas jóvenes, que han acompañado la decisión de sus hijas y son generosos en ofrecer a sus hijas para servir a Dios.

                El día 30 de mayo 2020, en la casa Noviciado de Filipinas tiene lugar la celebración de la primera profesión de Hna April Gamil, ella nos comparte su sentir en estos momentos……..

La vocación es la iniciativa amorosa por la cual Dios nos encuentra y nos invita a ser parte de una gran misión. Papa Francisco……La gracia maravillosa de Dios me ha hecho quien soy (1 Cor. 15:10) es el lema que he elegido durante la primera profesión.

Doy gracias a Dios por el don de la vocación en el Carmelo Misionero. A pesar de la situación de la pandemia, Covid 19, tomé el coraje de decir Si al Señor. Mi vocación es una respuesta a su llamada y una llamada de amor “. Evidentemente experimenté el amor de Dios en mi vida. Por lo tanto, lo menos que puedo ofrecerle a Él es responder a esta llamada para amar.

                En la casa Noviciado, Kefamenanu, Indonesia el día 6 de junio 2020 hacían su primera profesión Sr. Desi Maria Mailehi; Sr. Reinhildis Agustina Babu; Sr. Lediana Jajun;Sr. Kristina Kemuhun Lamanepa; Sr. Febriyanti Kesnay; Sr. Maria Kristiani Boleng Tobin  y Sr. Luisa Hadu

 

Mi vida es lo menos que puedo ofrecerte en correspondencia de tu amor….Es el lema de nuestra primera profesión. Estamos llena de alegría y agradecimiento a nuestro Dios por este gran regalo y amor noble por nosotras que moldeó y transformó a nuestras vidas.

La potencia del amor de Dios por nosotros nos permite a continuar ofreciéndonos en medio de esta situación cada vez más tensa debido a la enfermedad del Covid 19. En esta situación difícil experimentamos muchas luchas en nuestro proceso caminar, pero Dios continúa llamándonos e inspirándonos a ofrecer nuestro Si a Él y al mundo que sufre; que está llorando y herido.

            ¡¡Muchas gracias por vuestro testimonio de jóvenes valientes!! Oramos para que seáis muy felices en esta nueva forma de vida en el Carmelo Misionero, respondiendo a la voluntad de Dios.