Al comenzar el sexenio, el Consejo General pensamos en la Hna Teresa Fernández Laza, de la Provincia “Mater Carmeli”, para colaborar en la traducción de documentos que se iban a necesitar. Cuando la llamé por teléfono para comunicarle, muy contenta y agradecida por pensar en ella, para este servicio congregacional, expresó “En todo lo que pueda ayudar a la Congregación, estoy dispuesta” . Y así ha sido, en sus destinos, en su misión y en este servicio congregacional. Disfrutaba con todo lo que traducía y cada email que recibíamos con la traducción era de agradecimiento por la oportunidad que le estábamos dando y de valoración y disfrute con todo lo que la Congregación está viviendo. Gozaba con lo que leía para traducir.

Hoy, queremos desde aquí darle las gracias nuevamente y estamos seguras que junto al Señor a Francisco Palau, Juana Gratias y tantas Carmelitas Misioneras, sigue traduciendo todo lo que la Congregación vive, y se lo presenta al Señor para que lo bendiga y de fruto abundante.

Teresa, muchas gracias por tu vida hecha entrega y siempre con esa sonrisa en el rostro que transparentabas el “amor de Dios” y mostrabas con tu vida que hacías real las palabras de Francisco Palau sintiendo “Cuán bien cuidado está el que se fía de Dios”.

Recordamos aquí el primer informativo Congregacional donde aceptaba esta misión que ha sido fiel en cumplir hasta el último momento, cuando ya la salud no le permitía.

ko_KRKO
Share This