Visitar y acompañar a quien se encuentra en la cárcel es una expresión misionera llena de misericordia y total gratuidad. A continuación vamos a conocer a la Hna. Nieves Fonseca, carmelita misionera, que vive con profunda alegría, compasión y solidaridad la opción por los más pobres, por los privados de la libertad en la cárcel de Betim. La Hna. Nieves y laicos comprometidos, se preparan para esta misión con la oración y formación profesional para acompañar integralmente a los presos. “Vengan benditos de mi Padre…estuve preso y me visitaron…entren el gozo de su Señor” Mateo 25,36

jaJA
シェアする