Hemos tenido la oportunidad de vivir el triduo Pascual en Suchitepequez, al sur occidente de Guatemala, costa del Océano Pacífico. Aldea de Chupinas. En una comunidad Cristiana, donde hemos compartido con las familias en visitas a enfermos y ancianos, catequésis con niños y jóvenes, animación en todas las celebraciones liturgicas con los ministros y catequistas. Esto nos ha permitido conocer más la realidad de Guatemala y la presencia de Dios en medio de su pueblo.

El alojamiento ha sido en casas de familias humildes. Sintiendo el paso del Señor por nuestra vida. Hemos palpado de cerca la fe del pueblo, sus esperanzas y alegría en medio de las carencias materiales. Con ellos hemos celebrado la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, vivido como un momento de renovar juntos la fe, y de sentir que el Señor hace nueva todas las cosas. Por ello, la vida nueva que trae el Resucitado, ha llegado a cada una de las personas y lo hemos manifestado en los gestos de alegría y acogida.

Que el Señor siga acompañando a este pueblo para que sigan creciendo en fe, esperanza y caridad que es lo que ayuda, aun en medio de las dificultades que trae la vida.

Hna Rosmery Forero cm

euEUS
Share This