…en los rostros de nuestros compañeros y de la gente que conocimos a lo largo del viaje.

JMJ 2023 fue para mí tanto un reto como un remedio. Viajábamos a iglesias y lugares santos lejanos para peregrinar. Nos dolían los pies, se nos secaba la garganta de sed y nuestra piel se resistía a la lluvia, el frío y el calor. Pero por mucho que fuera un reto, me reconfortaba saber que no estábamos solos en nuestro viaje. Dios estuvo con nosotros todo el tiempo en los rostros de nuestros compañeros y de la gente que conocimos a lo largo del viaje. Portugal nos acogió en reuniones apasionantes y espiritualmente enriquecedoras que me dejaron una impresión duradera. Celebramos la fe, la diversidad y la esperanza, y los peregrinos nos sentimos inspirados para llevar a nuestra comunidad los valores y mensajes que recibimos. El Papa Francisco en nuestro viaje a Lisboa proporcionó un entorno inolvidable para esta experiencia transformadora, recordándonos a todos el poder de la fe y el potencial que tenemos para un cambio positivo en el mundo.

Almarie Francel Amatong

Teacher, Ratchaburi, Thailand

euEUS
Share This