El encuentro con Cristo, con la Iglesia, plenifica la vida de la carmelita misionera, quien, en el gozo de su vocación, marcha gozosa al encuentro del que sufre, porque tiene en su corazón la certeza de su llamada.