Haciendo suyo los dolores de sus hermanos, atenta a la realidad del mundo, escuchando los gritos de los pobres, la carmelita misionera sale en compromiso solidario, al encuentro de sus prójimos.