Nuestro mundo está enfermo, y con él  la sociedad misma, por eso la carmelita misionera se compromete a cuidar, impulsar y proteger el entorno y con mayor compromiso, a sus hermanos despojados, inmigrantes y desplazados, haciendo de éste un lugar más justo, sano y limpio para todos.