En su identificación con Cristo y en su integración personal, la carmelita misioneras es una mujer orante, de cuya experiencia, brota su compromiso eclesial y su marcha al encuentro del prójimo.