En el tiempo de las comunicaciones y de las redes sociales, la carmelita misionera se esfuerza por crear lazos de comunión y por abrir espacios de acogida, diálogo, oración y discernimiento.