Inserta en un mundo cambiante, la carmelita misionera sabe que debe adaptarse a las nuevas periferias volcando toda su creatividad en el anuncio gozoso del Reino.