Testimoniando su gozo vocacional y procurando la continuidad del carisma, la carmelita misionera se acerca al mundo de los jóvenes, generando en ellos procesos de transformación.