Compartimos hoy el testimonio vocacional de nuestra Hna. Carmen Díez, mujer consagrada que irradia vida, pasión por el Reino, alegría de ser totalmente de Dios al servicio del Evangelio. Gracias Hna. Carmen por tu sencillez, tu disponibilidad misionera, por tu trabajo con la gente minera de Gordón, con la teología de la liberación en Perú. También gracias por evangelizar a través del periodismo y por dedicar tantos años de tu vida a acompañar y animar el campo de la Espiritualidad. Y finalmente gracias por amar a todos, por cuidar y hacer crecer la vida y la misión que Dios te confía día a día.

es_ESES
Comparte esto