HERMANOS CARMELITAS DEL PADRE PALAU.

Eulogio Pacho, ocd

   La obra fundacional del beato Francisco Palau (1811-1872), ha seguido una trayectoria histórica compleja. El Fundador proyectó y alumbró una sola familia religiosa compuesta por dos ramas, una femenina y otra masculina. Los miembros de la misma, dadas las circunstancias históricas del momento, se organizaron jurídicamente como terciarios regulares dela Orden del Carmen. Durante la existencia del Fundador permanecieron unidos en una sola congregación o instituto, a raíz de su muerte la rama femenina se dividió en dos, las correspondientes actualmente a las CARMELITAS MISIONERAS (Rama de Barcelona), 

y las CARMELITAS MISIONERAS TERESIANAS (Rama de Tarragona).También entre los Terciarios Carmelitas se produjo una escisión casi paralela geográfica y cronológicamente a la de las Hermanas. Pero la rama de Hermanos de Barcelona desapareció después de la muerte del Fundador. La que se afianzó definitivamente con la sede central del gobierno en Tarragona, terminó fragmentándose en dos congregaciones autóctonas.

Aunque Francisco Palau anduvo rodeado de compañeros y discípulos, partícipes de sus ideales y de su tenor de vida recolecta y penitente, tanto en Francia (Caylus-Livron 1840-1851), como en Barcelona (Vallcarca-Els Penitents 1851-1854), hasta 1860 no logró organizar comunidades propiamente dichas y con cierta estabilidad. Las tres primeras son prácticamente contemporáneas, arrancan de 1860 y se consolidad a partir del año siguiente.

En noviembre de 1860 recibía del Obispo de Mallorca el encargo de dirigir y reorganizar el eremitorio de San Honorato de Randa de Puig de Randa (Mallorca), cuya vida solitaria entroncaba históricamente con el beato Raimundo Lulio. En su labor de director y restaurador Francisco Palau imprimió un sello netamente carmelitano en la vida solitaria de aquella vieja institución. Aprovechó además la oportunidad para incorporarla a su propio proyecto fundacional, de tal forma que aparece muy pronto vinculada a los otros dos grupos organizados por las mismas fechas, uno en Es Cubells (Ibiza) y otro en Santa Cruz de Vallcarca (Barcelona). Son las tres comunidades organizadas y dirigidas por él hasta 1865. Mientras la de San Honorato mantenía su tradición de vida eremítica, las otras dos se abrían al apostolado, especialmente la de Vallcarca. Esa orientación se impuso por voluntad del Fundador en las comunidades posteriores.

       La primera es precisamente una prolongación de San Honorato en la línea apostólica. A instancias del párroco de San Magín (Palma de Mallorca), Francisco Palau acepta establecer una comunidad dedicada a la enseñanza en un pequeño colegio en el Arrabal de Santa Catalina de la capital mallorquina. Se inauguró el 10 de julio de 1865 y se mantuvo hasta 1923, fecha en que pasó a los Carmelitas Descalzos. Idéntica fue la misión de las otras dos comunidades masculinas establecidas en vida del Fundador.

           En 1868 se establecía otro colegio de enseñanza en Vendrell (Tarragona) y en 1871 era la vez del pueblo natal de Francisco Palau (Aytona, Lérida). A su muerte eran seis las casas o comunidades que le consideraban padre y fundador. En ellas trabajaban unos veinticinco miembros, que seguían las orientaciones recibidas oralmente del P. Francisco Palau y las Constituciones que les entregaba pocos meses antes de morir (1872).

          Nombrado para sucederle como Director el carmelita exclaustrado Juan Nogués, encontró cierta oposición en algunas comunidades como las de Santa Cruz de Vallcarca, Serós y Mallorca, pero logró afianzarse y desarrollar la familia palautiana de hermanos. En su tiempo se abrieron las casas de Serós (Lérida, 1872), Altafulla (Tarragona, 1873), Constantí (Tarragona, 1875) y Alaró (Mallorca, 1875) en el Santuario de la Virgen del Refugio, que se levantó en 1879.

           Al morir en 1879 el P. Nogués (28 de marzo), el arzobispo de Tarragona nombraba Director al sacerdote diocesano Joaquín Blanch, que no supo atraerse las simpatías de los hermanos, que a partir de 1879 se dividen en dos congregaciones independientes, a saber:

 

             A)  Hermanos Carmelitas Descalzos Terciarios (1879-1923)

 

     Con este nombre se identificaban los miembros de las casas establecidas en la Isla de Mallorca, que se desentendieron del nuevo Director y pidieron otro, al Obispo de la diócesis que nombró al exclaustrado capuchino Ignacio Vich. La nueva Congregación autónoma quedó reducida durante años a la única casa de Santa Catalina de Palma de Mallorca. La de los ermitaños de San Honorato de Randa, había mantenido siempre una cierta independencia mientras estuvo al frente de la misma el hermano del Fundador , Juan Palau. Al fallecer éste en 1880, la presencia  carmelitana decaía progresivamente siguiendo las disposiciones de los prelados mallorquines, que al fin transformaron el centro en casa de ejercicios espirituales. Posteriormente se convirtió en cuna de la Congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones.

       El colegio de Santa Catalina, adquirió, en cambio, un desarrollo muy notable, especialmente a partir de 1882, fecha en que se inauguró un nuevo edificio en la calle Murillo y Antich. Pese a su intensa actividad educativa y pastoral, en íntima colaboración con la parroquia de San Magìn. La comunidad sintió siempre el reclamo de su vinculación originaria con la vida eremítica de San Honorato.

        Al romperse el lazo que unía ambas casas, la veta solitaria halló cauce en una fundación cerca del pueblo de Esporlas. Allí acomodaron para la vida eremítica, con el nombre de “Monte Carmelo”, la finca denominada Son Ferrá, donación de la señora Margarita Roselló. A los dos hermanos ermitaños que vivían permanentemente se les unían durante el verano otros compañeros que subían desde Palma para pasar unas semanas de descanso y de retiro.

      A estas  dos comunidades se redujo la diminuta Congregación, que no pasó de diocesana. Conscientes los miembros de sus limitaciones de cara al futuro, iniciaron un acercamiento al Carmelo Teresiano (Carmelitas Descalzos). Los primeros pasos en esa dirección arrancaban en 1910, pero  no culminaron hasta el 24 de noviembre de 1923, fecha en que la Congregación quedaba incorporada a la Provincia de Carmelitas Descalzos de Cataluña. Se cerraba así la historia de esta rama de la familia palautiana.

 

              B) Hermanos Carmelitas de la Enseñanza (1879-1936)

 

       Cuando se producía la separación de Mallorca en 1879, las comunidades que permanecían bajo la dirección del sacerdote Joaquín Blanch eran las de Es Cubells, Vendrel. Altafulla, Constantí, Aytona (Lérida) y Alaró (Mallorca). La de Es Cubells conducía una vida bastante lánguida limitándose a la presencia de algún hermano encargado de la ermita-santuario mariano, lugar de peregrinación de los isleños. Así se mantuvo hasta 1936.

       En las demás casas era intensa la labor de la enseñanza, ya que todas ellas eran escuelas o colegios. A las existentes en 1879 se unía otro nuevo abierto en Tarragona en 1881. Mientras  florecían y ampliaban su acción apostólica y pastoral las de Tarragona y Vendrell, decaían las de Altafulla y Constantí, que se cerraron entre 1879 y 1890. Tampoco duró mucho la fundación abierta en Cambrils (Tarragona) en 1895.

Contribuyó extraordinariamente a su afianzamiento y desarrollo el director don Ramón Guillamet y Coma, nombrado por el arzobispo de Tarragona  en 1892. A él  se debe además la primera biografía del Fundador (Tarragona 1909). Comenzaba su dirección con la publicación de las nuevas Constituciones (Tarragona 1892) en las que aparece por primera vez el título oficial del Instituto. A tenor de lo establecido en ellas, era nombrado primer superior general el hermano José Muntasell y Sala (1846-1910), que había conocido al Fundador y había colaborado estrechamente con los anteriores directores. Entre  sus logros debe recordarse la aprobación pontificia del Instituto, el 17 de marzo de 1902. Desempeñó el cargo hasta su muerte en 1910.

          En Tarragona radicaba el noviciado y la curia del general del instituto. En la misma casa se celebraban los Capítulos generales, el último tuvo lugar el 2 de noviembre de 1930 con asistencia de  siete hermanos. Fue reelegido general Cosme de Ocerín y Gorostiaga, que había sucedido en 1910 al hermano José Muntasell. No había límites para la reelección.

            Las dos comunidades existentes al estallar la guerra civil de 1936 sufrieron las consecuencias de la persecución religiosa desencadenada en la zona “roja”. Los tres miembros de la comunidad de Vendrell fueron asesinados en los primeros días de agosto [-Hno. Manuel Almanzor Escudero (superior) (1877-1936); Hno. David Masdeu Poblet (1878-1936); Hno. Joaquin Ramí Goatas (1899-19366)-]. Su causa de Beatificación está incoada entre los Mártires  de la fe del grupo del  Panadés..

      De los seis que residían en Tarragona, cinco fueron apresados y encarcelados en el buque-prisión “Río Segre”, cuatro de ellos fueron asesinados en noviembre del mismo año [-Hno. Isidro Tarsá i Giribets (1866-1936); Hno. Luis Domingo i Oliva (1892-1936); Hno.Buenaventura Toldrá i Rodón (1896-1936); Hno Julio Alameda Camarero (1911-1936;-).  El proceso de su Beatificación  está incoado entre los Mártires de la fe del grupo de la Archidiócesis de Tarragona.(*). El hermano general Cosme Ocerín y Gorostiaga (nacido en Bilbao) fue acogido por una familia amiga y falleció de bronconeumonía en el hospital de Tarragona el 5 de octubre de 1936.

      El único superviviente de la tragedia fue el hermano Francisco Navarro Bonilla, encarcelado lo mismo que sus compañeros de comunidad en el citado buque-prisión “Río Segre”. Fue liberado por mediación de don José Martínez y esposa, que le acogieron en su casa, aunque estaba herido. Ingresado luego en el hospital de San Pablo y Santa Tecla permaneció allí hasta el fin de la guerra. Trabajó incansablemente los años sucesivos para salvar y recuperar los bienes de la Congregación, especialmente en Vendrell y Es Cubells. Todos sus esfuerzos resultaron inútiles ante la postura de las respectivas curias diocesanas, indiferentes por entonces en la extinción de los Hermanos Terciarios Carmelitas, cosa que se conseguía en 1947. El citado hermano ingresó como carmelita descalzo en Barcelona profesando el 8 de febrero de 1854. Fallecía en el mismo convento a los 67 de edad, el 26 de enero de 1959. Desaparecía así el último hijo espiritual de la familia masculina de Francisco Palau.

_________________

 

(*) El decreto de beatificación de los Siervos de Dios Manuel Borrás Ferré, Obispo auxiliar de Tarragona y 146 compañeros, martirizados por odio a la fe de entre 1936 y 1939 fue aprobado a finales del mes de junio por el Santo Padre Benedicto XVI. (cf. Causa de la Archidiócesis de Tarragona).
         Entre estos Siervos de Dios  que la Iglesia proclama  Mártires, se encuentran: 7 Padres Carmelitas Descalzos, y  los Cuatro Hermanos Carmelitas Terciarios de la Enseñanza,  C.T.E.- del Padre Palau-  cuyos nombres aureolados  son:  

 
1 [123] FR  ALAMEDA CAMARERO, JULIO, C.T.E.
-2 [124] FR. DOMINGO OLIVA, LUIS, C.T.E.
-3 [125] FR. TARSÁ GIRIBETS, ISIDRO, C.T.E.
-4 [126] FR. TOLDRÁ RONDÓN, BUENAVENTURA, C.T.E.  

+++++

             ¡Buenas noticias!. “En el contexto del Año de la Fe”, repetimos, con palabras del Papa Benedicto XVI, que “por la fe, los mártires entregaron su vida como testimonio de la verdad del Evangelio, que los había trasformado y hecho capaces de llegar hasta el mayor don del amor con el perdón de sus perseguidores”.

      “La Iglesia que peregrina en  España, ha sido agraciada con un gran número de estos testigos privilegiados del Señor y prepara  y celebra, -según la  nota informativa de la Conferencia Episcopal Española ,-la ceremonia de beatificación de mártires del siglo XX” .

La Solemne Beatificación, Dios mediante, tendrá lugar en Tarragona (España), el 27 de octubre de 2013.                                                                  

                             Carmelitas Misioneras

hermanos-carmelitas

alt="carmelitas-misioneras"

Carmelitas Misioneras


Archivo General Histórico

Carmelitas Misioneras

Vía del Casaletto, 115

00151 Roma, 2012-2013


Queridas Hermanas  Carmelitas Misioneras.

 ¡Feliz Pentecostes!

 PRO-MEMORIA

¡BUENAS NOTICIAS! En el “Año de la Fe”.                            

   Son varias las Hermanas,  e incluso algún sacerdote de Cataluña, que nos han pedido información  sobre los 4 Carmelitas Terciarios de la Enseñanza (CTE),  que serán beatificados en octubre 2013.       

    En el contexto del Año de la Fe, nos cabe la alegría de  enviaros, a manera de Pro- memoria, algunas informaciones oportunas.

a) El “Iter” del Proceso de los 4 CTE.         

b) Rasgos de sus perfiles biográficos.

     Los Mártires! Recordemos a este propósito, las palabras del Papa Benedicto XVI : ”Por la fe, los mártires entregaron su vida como testimonio de la verdad del Evangelio, que los había trasformado y hecho capaces de llegar hasta el mayor don del amor con el perdón de los perseguidores” (Porta Fidei,13).

4  HERMANOS CARMELITAS T. DE LA ENSEÑANZA MÁRTIRES

                     - Asesinados  en España el 11 de noviembre 1936 –

           Inmersas en un mundo materialista y disperso, que manda frecuentemente ondas de olvido de Dios  o de absoluta negación de los valores fundamentales humanos y cristianos, nos llega la noticia de la Beatificación de los 4 Hermanos Carmelitas Terciarios de la Enseñanza (CTE), que  es para nosotras una nueva llamada a vivir con alegría  nuestra opción  radical por Cristo y su Iglesia.

Es como escuchar de nuevo al Beato Francisco Palau:

“En tiempo de ira y de venganza...

 Me ofrecí por víctima propicia, por la Iglesia”. 

a)  CAUSA MÁRTIRES DE TARRAGONA. -PROCESO MARTIRIAL -

( 147- entre ellos 7 OCD y 4  CTE)

            El proceso de estudio y reconocimiento por parte de la Iglesia del Martirio de los 4 Carmelitas Terciarios de la Enseñanza, quedó felizmente concluido con el Decreto Martirial (28/06/2012). Recordemos los hitos principales del Proceso de los 147 mártires de Tarragona, en el que están 7 Padres Carmelitas Descalzos y 4 Hermanos Carmelitas Terciarios de la Enseñanza, fundados por nuestro Beato Francisco Palau. Datos principales:

*28/04/1952: Apertura Proceso Diocesano

*02/07/1959:Clausura Proceso  Canónico Diocesano

*04/12/1992:Decreto sobre la validez del Proceso Diocesano

*18/10/2000: Se presenta la Positio Martirial

*03/06/2011: Congreso de Teólogos

*05/06/2012: Congregación Ordinaria de Cardenales

*28/06/2012 :Decreto sobre el Martirio.

 

     -  HACIA LA BEATIFICACIÓN -

 

                                              Beatificación en Tarragona:

                                                          13/10/2013

- “Esos que están vestidos de blanco, ¿quiénes son, y de dónde vienen?

Eso Tú lo sabes, mi Señor - respondí.

Él me dijo: Aquéllos son los que están saliendo de la gran tribulación;
han lavado y blanqueado sus túnicas en la sangre del Cordero.
Por eso, están delante del trono de Dios” (Ap 7, 13-15).

 

      Aquí está el motivo de nuestra alegría: la buena noticia de la Beatificación: ¡Los 4 Hermanos Mártires serán beatificados, Dios mediante, en Tarragona, el 13 de octubre de 2013!

b) TRAZOS DE SU PERFILES BIOGRÁFICOS 

1 [123] FR. ALAMEDA CAMARERO, JULIO, C.T.E

2 [124] FR. DOMINGO OLIVA, LUIS, C.T.E.

3 [125] FR. TARSÁ GIRIBETS, ISIDRO, C.T.E.

4 [126] FR. TOLDRÀ RONDÓN, BUENAVENTURA, C.T.E.

1 [123] FR. ALAMEDA CAMARERO, JULIO, C.T.E

          Natural de Castroceniza (Burgos). Nació el 28.05.1911, hijo de Mateo y Brígida, labradores. Fue bautizado el 30 del mismo mes de mayo con el nombre de Julio. Recibió el sacramento de la confirmación el 30.06.1923

        El ingreso de Julio, en la Congregación de los Hermanos, se sitúa en 1926, a los 15 años. Así lo dice “a posteriori”, el sacerdote  Victor Subiñas, que afirma ser él quien  acompañó  al H. Julio como aspirante a Tarragona  en abril 1926. Por otra información el año 1930 estaría ya en la comunidad con otros cuatro postulantes. El 6 de octubre de 1931 era novicio en el Instituto de Hermanos Carmelitas de la Enseñanza. No consta la fecha de su profesión.

En el padrón de Tarragona, en 1936,  figura con 10 años de residencia. El 21 de julio de 1936 es religioso y “maestro” del colegio de Tarragona; al preguntarle los que le apresaron sobre su identidad contestó: “Soy religioso ante Dios y los hombres”.

- En efecto, los Hermanos C.T.E. el 25 de julio (1936) fueron aprisionados por el Comité, primero en la cárcel de Pilatos y finalmente en el vapor “Rio Segre”. Aquí permanecieron varios meses, dando testimonio de su fe y humanidad. Hasta que el 11 de noviembre de 1936, muy temprano, les sacaron para llevarlos al pueblo de Torredembarra (Tarragona) y asesinarlos poco más tarde, en la tapia del cementerio de Torredembarra. El Hno Julio, con 25 años,  fue fusilado con otros  23 personas más, entre sacerdotes, religiosos y seglares.

-“Era pio e cosi coraggioso nel dar la vita per Cristo che, quando uno dei sicari gli domandò la sua professione, rispose che era “maestro cattolico, apostolico e romano”, confessione che gli valse il sacrificio della vita 1’11 Novembre 1936, nello stesso luogo dei precedenti”- (cf Positio –Informatio super Martyrio)

 

“Era piadoso y valiente en dar su vida por Cristo, de hecho,  cuando uno de los verdugos le preguntò qué profesión tenía, respondió que era “maestro católico, apostólico y romano”, confesión que le costó el sacrificio de su vida el 11 de noviembre de 1936, en el mismo lugar de los demás Hermanos” – (cf Positio – Informatio super Martyrio)

2 [124] FR. DOMINGO OLIVA, LUIS, C.T.E.

            - Natural de  Reus  (Tarragona). Nació el 11 de enero de 1892. Sus padres,  fueron Lorenzo y Antonia, labradores. En el bautismo le pusieron los nombres de Luis, Salvador, Antonio.

           Ingresó como aspirante en el Instituto de Hermanos Carmelitas de la Enseñanza en 1906, a los 14 años, seguramente como aspirante. Pudo haber hecho la profesión en el año 1910, ya que participó como delegado en el Capítulo General habido en Tarragona el 25.9.1920, para lo que se requería diez años de profesión.

         Reside casi siempre, según el censo de habitantes, en el colegio de Tarragona, como “profesor auxiliar” y comparte la vida y la muerte con tres hermanos de la comunidad en 1936.

          Tenía 44 años cuando fue encarcelado junto a sus Hermanos en el vapor “Río Segre”, tras haberlos descubierto en la casa de los padres del Hermano Buenaventura Toldrá, donde se habían refugiado. Juntos sufrieron martirio, siendo fusilados en la tapia del cementerio de Torredembarra (Tarragona) el 11.11.1936

- “Era esemplarissino nella sua condotta; un militare che lo conosceva mi disse che il Servo di Dio era il migliore tra i migliori Fratelli.  Fu ugualmente ucciso 1’11 Novembre 1936 alle mura di cinta del Cimitero d Torredembarra in odio alla Fede, e fu sepolto lì stesso; non mi risulta la traslazione del suo cadavere”  (cf Positio –Informatio super Martyrio)                                                       

 

-“Era ejemplarisimo en su conducta; un militar que lo conocía me dijo que el siervo de Dios era el mejor entre los mejores Hermanos. También fue asesinado, por el odio hacia la fe,  el 11 de noviembre de 1936 en la muralla del Cementerio de Torredembarra, y fue enterrado all’i mismo; no me consta la translación de su cadaver” (cf Positio – Informatio super Martirio)

3 [125] FR. TARSÁ GIRIBETS, ISIDRO, C.T.E.

          Natural del pueblo de Fontanet (Lérida. Diócesis de Solsona ). Nació el 3 de febrero de 1866, hijo de Francisco y Teresa. Bautizado al día siguiente con los nombres de Isidro, José, Miguel.

          Ingresó en el Instituto de Hermanos Carmelitas de la Enseñanza en Tarragona en febrero 1886, con 20 años, siendo superior el H. José Muntasell (uno de los primeros Hnos que convivieron con el Padre Fundador, Francisco Palau.

           En 1888 ya formaba parte de la comunidad de El Vendrell, siendo superior el H. Isidro Munt. En  febrero de 1894,  que murió  el H. Munt, el H. Isidro se hizo cargo de la dirección del Colegio.

         Poco más tarde en 1895 fue destinado definitivamente al colegio de Tarragona, pero su labor educativa en Vendrell continuo dando frutos. En el colegio de Tarragona siguió su misión, como superior local de la casa general y como director del colegio hasta su muerte. En esta misión le hallarán los acontecimientos de julio de 1936. Con los demás religiosos del colegio se refugió en casa de los padres del hermano Toldrà. Sin embargo el 25 de julio fueron aprisionados por el Comité, primero en la cárcel de Pilatos y finalmente en el vapor “Rio Segre”. Aquí permanecieron varios meses, dando testimonio de su fe y humanidad. Hasta que el 11 de noviembre de 1936, muy temprano, les sacaron para llevarlos al pueblo de Torredembarra (Tarragona), donde los asesinaron poco más tarde a él y a los otros Hermanos, en la tapia del cementerio de Torredembarra. El Hno Isidro fue fusilado con otros  23 personas más, entre sacerdotes, religiosos y seglares.

-“Era il Superiore dei Carmelitani Terziari dell’Insegnamento, di Tarragona; tanto lui che gli altri tre Servi di Dio, appartenenti al suddetto Istituto mi edificarono con la loro condotta pia ed umile osservata durante i giorni in cui vivemmo insieme nella nave-prigione”  (cf  Positio-Informatio,super Martyrio)

“Era el Superior de los Carmelitas Terciarios de la Enseñanza, de Tarragona; tanto él como los otros tres Siervos de Dios,  a dicho Instituto me edificaron  con su conducta piadosa y humilde observada durante los dias en los cuales vivimos juntos en la nave-prisión” (cf Positio-Informatio, super Martyrio)

 

4 [126] FR. TOLDRÀ RONDÓN, BUENAVENTURA, C.T.E.

Era nativo de Pla de Santa María (Tarragona).Nació el 31.3.1896, hijo de Antonio y Teresa, labradores. Fue bautizado el mismo día (31 marzo1896) con los nombres de Buenaventura, Andrés, Raimundo.

Deseoso de seguir la vida sacerdotal, ingresó en el Seminario de Tarragona el año 1908,  pero no pudo continuar por falta de salud. Años más tarde volvió a intentarlo tanto entre los Padres Claretianos como los Carmelitas Descalzos de Tarragona. Pero por la misma razón hubo de salir. Finalmente ingresó en el Instituto de Hermanos Carmelitas de la Enseñanza, con 19 años, en julio de 1915. Hizo su profesión temporal en Tarragona el 1 enero 1917; al año siguiente fue destinado al colegio de Vendrell,  dedicándose a la enseñanza. Residió en Vendrell unos años. Pero en 1924 ya vuelve a estar en el Colegio Tarraconense. En ambos colegios ejercitó eficientemente la docencia. La preparación del H. Buenaventura era buena y es calificado de “profesor” mientras que a los otros Hermanos se les cataloga de “maestros”.

Los aciagos días de julio de 1936 sus padres acogieron generosamente a él y toda su comunidad en su propio domicilio, como queda reseñado en la Positio. Sin embargo el 25 de julio fueron aprisionados por el Comité, primero en la cárcel de Pilatos y finalmente en el vapor “Rio Segre”. Aquí permanecieron varios meses, dando testimonio de su fe y humanidad. Hasta que el 11 de noviembre de 1936, muy temprano, les sacaron para llevarlos al pueblo de Torredembarra (Tarragona) y asesinarlos poco más tarde.

Es otro de los religiosos asesinados en Torredembarra (Tarragona) el 11 de noviembre de 1936.

“Anch’esso fu compagno di prigione; era di grande pietà; fu ucciso nello stesso modo e condizioni di luogo e di tempo che il precedente, e non mi consta la sua traslazione. Si distingueva per la sua semplicità e il suo candore” (cf Positio –Informatio super  Martyrio)                                                       

También yo fui compañero de prisión; era de gran piedad; fue asesinado del mismo modo y condición que el anterior, y no me consta la sua traslación. Se distinguía por su sencillez y su candor (cf Positio-Informatio super Martyrio)

.-.-.-.-.-

Terminada la guerra y reconocidos los restos de los cuatro Hermanos , asesinados con tres Carmelitas Descalzos de la comunidad de Tarragona, fueron trasladados el 14 de noviembre de 1941. El hermano Buenaventura Toldrà fue sepultado en el nicho de su familia, en el cementerio de Tarragona. Y los otros tres Hermanos, colocados en la misma caja mortuoria de los citados Carmelitas Descalzos, están actualmente enterrados en el coro del convento de los Carmelitas de esta ciudad.

Con ellos acabó la historia del Instituto de los Carmelitas de la Enseñanza. Porque el único superviviente de 1936, el hermano Francisco Navarro Bonilla, que había profesado en la comunidad de Tarragona (1.XI.1935) no logró reorganizar la Congregación, pese a los intentos llevados, con el apoyo de los Padres Carmelitas de Barcelona .El Hermano F. Navarro murió en el convento de los Padres OCD de Barcelona, el 26 de enero de 1959.

                                                 Sr. Ma. Concepcion Migueliz, cm

Roma, 18-05-2013

 


HERMANOS CARMELITAS DEL PADRE PALAU.

Eulogio Pacho, ocd

   La obra fundacional del beato Francisco Palau (1811-1872), ha seguido una trayectoria histórica compleja. El Fundador proyectó y alumbró una sola familia religiosa compuesta por dos ramas, una femenina y otra masculina. Los miembros de la misma, dadas las circunstancias históricas del momento, se organizaron jurídicamente como terciarios regulares de la Orden del Carmen. Durante la existencia del Fundador permanecieron unidos en una sola congregación o instituto, a raíz de su muerte la rama femenina se dividió en dos, las correspondientes actualmente a las CARMELITAS MISIONERAS (Rama de Barcelona), y las CARMELITAS MISIONERAS TERESIANAS (Rama de Tarragona).También entre los Terciarios Carmelitas se produjo una escisión casi paralela geográfica y cronológicamente a la de las Hermanas. Pero la rama de Hermanos de Barcelona desapareció después de la muerte del Fundador. La que se afianzó definitivamente con la sede central del gobierno en Tarragona, terminó fragmentándose en dos congregaciones autóctonas.

Aunque Francisco Palau anduvo rodeado de compañeros y discípulos, partícipes de sus ideales y de su tenor de vida recolecta y penitente, tanto en Francia (Caylus-Livron 1840-1851), como en Barcelona (Vallcarca-Els Penitents 1851-1854), hasta 1860 no logró organizar comunidades propiamente dichas y con cierta estabilidad. Las tres primeras son prácticamente contemporáneas, arrancan de 1860 y se consolidad a partir del año siguiente.

En noviembre de 1860 recibía del Obispo de Mallorca el encargo de dirigir y reorganizar el eremitorio de San Honorato de Randa de Puig de Randa (Mallorca), cuya vida solitaria entroncaba históricamente con el beato Raimundo Lulio. En su labor de director y restaurador Francisco Palau imprimió un sello netamente carmelitano en la vida solitaria de aquella vieja institución. Aprovechó además la oportunidad para incorporarla a su propio proyecto fundacional, de tal forma que aparece muy pronto vinculada a los otros dos grupos organizados por las mismas fechas, uno en Es Cubells (Ibiza) y otro en Santa Cruz de Vallcarca (Barcelona). Son las tres comunidades organizadas y dirigidas por él hasta 1865. Mientras la de San Honorato mantenía su tradición de vida eremítica, las otras dos se abrían al apostolado, especialmente la de Vallcarca. Esa orientación se impuso por voluntad del Fundador en las comunidades posteriores.

       La primera es precisamente una prolongación de San Honorato en la línea apostólica. A instancias del párroco de San Magín (Palma de Mallorca), Francisco Palau acepta establecer una comunidad dedicada a la enseñanza en un pequeño colegio en el Arrabal de Santa Catalina de la capital mallorquina. Se inauguró el 10 de julio de 1865 y se mantuvo hasta 1923, fecha en que pasó a los Carmelitas Descalzos. Idéntica fue la misión de las otras dos comunidades masculinas establecidas en vida del Fundador.

           En 1868 se establecía otro colegio de enseñanza en Vendrell (Tarragona) y en 1871 era la vez del pueblo natal de Francisco Palau (Aytona, Lérida). A su muerte eran seis las casas o comunidades que le consideraban padre y fundador. En ellas trabajaban unos veinticinco miembros, que seguían las orientaciones recibidas oralmente del P. Francisco Palau y las Constituciones que les entregaba pocos meses antes de morir (1872).

          Nombrado para sucederle como Director el carmelita exclaustrado Juan Nogués, encontró cierta oposición en algunas comunidades como las de Santa Cruz de Vallcarca, Serós y Mallorca, pero logró afianzarse y desarrollar la familia palautiana de hermanos. En su tiempo se abrieron las casas de Serós (Lérida, 1872), Altafulla (Tarragona, 1873), Constantí (Tarragona, 1875) y Alaró (Mallorca, 1875) en el Santuario de la Virgen del Refugio, que se levantó en 1879.

           Al morir en 1879 el P. Nogués (28 de marzo), el arzobispo de Tarragona nombraba Director al sacerdote diocesano Joaquín Blanch, que no supo atraerse las simpatías de los hermanos, que a partir de 1879 se dividen en dos congregaciones independientes, a saber:

             A)  Hermanos Carmelitas Descalzos Terciarios (1879-1923)

     Con este nombre se identificaban los miembros de las casas establecidas en la Isla de Mallorca, que se desentendieron del nuevo Director y pidieron otro, al Obispo de la diócesis que nombró al exclaustrado capuchino Ignacio Vich. La nueva Congregación autónoma quedó reducida durante años a la única casa de Santa Catalina de Palma de Mallorca. La de los ermitaños de San Honorato de Randa, había mantenido siempre una cierta independencia mientras estuvo al frente de la misma el hermano del Fundador , Juan Palau. Al fallecer éste en 1880, la presencia  carmelitana decaía progresivamente siguiendo las disposiciones de los prelados mallorquines, que al fin transformaron el centro en casa de ejercicios espirituales. Posteriormente se convirtió en cuna de la Congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones.

       El colegio de Santa Catalina, adquirió, en cambio, un desarrollo muy notable, especialmente a partir de 1882, fecha en que se inauguró un nuevo edificio en la calle Murillo y Antich. Pese a su intensa actividad educativa y pastoral, en íntima colaboración con la parroquia de San Magìn. La comunidad sintió siempre el reclamo de su vinculación originaria con la vida eremítica de San Honorato.

        Al romperse el lazo que unía ambas casas, la veta solitaria halló cauce en una fundación cerca del pueblo de Esporlas. Allí acomodaron para la vida eremítica, con el nombre de “Monte Carmelo”, la finca denominada Son Ferrá, donación de la señora Margarita Roselló. A los dos hermanos ermitaños que vivían permanentemente se les unían durante el verano otros compañeros que subían desde Palma para pasar unas semanas de descanso y de retiro.

      A estas  dos comunidades se redujo la diminuta Congregación, que no pasó de diocesana. Conscientes los miembros de sus limitaciones de cara al futuro, iniciaron un acercamiento al Carmelo Teresiano (Carmelitas Descalzos). Los primeros pasos en esa dirección arrancaban en 1910, pero  no culminaron hasta el 24 de noviembre de 1923, fecha en que la Congregación quedaba incorporada a la Provincia de Carmelitas Descalzos de Cataluña. Se cerraba así la historia de esta rama de la familia palautiana.

              B) Hermanos Carmelitas de la Enseñanza (1879-1936)

       Cuando se producía la separación de Mallorca en 1879, las comunidades que permanecían bajo la dirección del sacerdote Joaquín Blanch eran las de Es Cubells, Vendrel. Altafulla, Constantí, Aytona (Lérida) y Alaró (Mallorca). La de Es Cubells conducía una vida bastante lánguida limitándose a la presencia de algún hermano encargado de la ermita-santuario mariano, lugar de peregrinación de los isleños. Así se mantuvo hasta 1936.

       En las demás casas era intensa la labor de la enseñanza, ya que todas ellas eran escuelas o colegios. A las existentes en 1879 se unía otro nuevo abierto en Tarragona en 1881. Mientras  florecían y ampliaban su acción apostólica y pastoral las de Tarragona y Vendrell, decaían las de Altafulla y Constantí, que se cerraron entre 1879 y 1890. Tampoco duró mucho la fundación abierta en Cambrils (Tarragona) en 1895.

Contribuyó extraordinariamente a su afianzamiento y desarrollo el director don Ramón Guillamet y Coma, nombrado por el arzobispo de Tarragona  en 1892. A él  se debe además la primera biografía del Fundador (Tarragona 1909). Comenzaba su dirección con la publicación de las nuevas Constituciones (Tarragona 1892) en las que aparece por primera vez el título oficial del Instituto. A tenor de lo establecido en ellas, era nombrado primer superior general el hermano José Muntasell y Sala (1846-1910), que había conocido al Fundador y había colaborado estrechamente con los anteriores directores. Entre  sus logros debe recordarse la aprobación pontificia del Instituto, el 17 de marzo de 1902. Desempeñó el cargo hasta su muerte en 1910.

          En Tarragona radicaba el noviciado y la curia del general del instituto. En la misma casa se celebraban los Capítulos generales, el último tuvo lugar el 2 de noviembre de 1930 con asistencia de  siete hermanos. Fue reelegido general Cosme de Ocerín y Gorostiaga, que había sucedido en 1910 al hermano José Muntasell. No había límites para la reelección.

            Las dos comunidades existentes al estallar la guerra civil de 1936 sufrieron las consecuencias de la persecución religiosa desencadenada en la zona “roja”. Los tres miembros de la comunidad de Vendrell fueron asesinados en los primeros días de agosto [-Hno. Manuel Almanzor Escudero (superior) (1877-1936); Hno. David Masdeu Poblet (1878-1936); Hno. Joaquin Ramí Goatas (1899-19366)-]. Su causa de Beatificación está incoada entre los Mártires  de la fe del grupo del  Panadés.

      De los seis que residían en Tarragona, cinco fueron apresados y encarcelados en el buque-prisión “Río Segre”, cuatro de ellos fueron asesinados en noviembre del mismo año [-Hno. Isidro Tarsá i Giribets (1866-1936); Hno. Luis Domingo i Oliva (1892-1936); Hno.Buenaventura Toldrá i Rodón (1896-1936); Hno Julio Alameda Camarero (1911-1936;-).  El proceso de su Beatificación  está incoado entre los Mártires de la fe del grupo de la Archidiócesis de Tarragona.(*). El hermano general Cosme Ocerín y Gorostiaga (nacido en Bilbao) fue acogido por una familia amiga y falleció de bronconeumonía en el hospital de Tarragona el 5 de octubre de 1936.

      El único superviviente de la tragedia fue el hermano Francisco Navarro Bonilla, encarcelado lo mismo que sus compañeros de comunidad en el citado buque-prisión “Río Segre”. Fue liberado por mediación de don José Martínez y esposa, que le acogieron en su casa, aunque estaba herido. Ingresado luego en el hospital de San Pablo y Santa Tecla permaneció allí hasta el fin de la guerra. Trabajó incansablemente los años sucesivos para salvar y recuperar los bienes de la Congregación, especialmente en Vendrell y Es Cubells. Todos sus esfuerzos resultaron inútiles ante la postura de las respectivas curias diocesanas, indiferentes por entonces en la extinción de los Hermanos Terciarios Carmelitas, cosa que se conseguía en 1947. El citado hermano ingresó como carmelita descalzo en Barcelona profesando el 8 de febrero de 1854. Fallecía en el mismo convento a los 67 de edad, el 26 de enero de 1959. Desaparecía así el último hijo espiritual de la familia masculina de Francisco Palau.

_________________

(*) El decreto de beatificación de los Siervos de Dios Manuel Borrás Ferré, Obispo auxiliar de Tarragona y 146 compañeros, martirizados por odio a la fe de entre 1936 y 1939 fue aprobado a finales del mes de junio por el Santo Padre Benedicto XVI. (cf. Causa de la Archidiócesis de Tarragona).

         Entre estos Siervos de Dios  que la Iglesia proclama  Mártires, se encuentran: 7 Padres Carmelitas Descalzos, y  los Cuatro Hermanos Carmelitas Terciarios de la Enseñanza,  C.T.E.- del Padre Palau-  cuyos nombres aureolados  son:

1 [123] FR  ALAMEDA CAMARERO, JULIO, C.T.E.

-2 [124] FR. DOMINGO OLIVA, LUIS, C.T.E.

-3 [125] FR. TARSÁ GIRIBETS, ISIDRO, C.T.E.

-4 [126] FR. TOLDRÁ RONDÓN, BUENAVENTURA, C.T.E. 

 

 

HERMANOS CARMELITAS DEL PADRE PALAU.

Eulogio Pacho, ocd

   La obra fundacional del beato Francisco Palau (1811-1872), ha seguido una trayectoria histórica compleja. El Fundador proyectó y alumbró una sola familia religiosa compuesta por dos ramas, una femenina y otra masculina. Los miembros de la misma, dadas las circunstancias históricas del momento, se organizaron jurídicamente como terciarios regulares de la Orden del Carmen. Durante la existencia del Fundador permanecieron unidos en una sola congregación o instituto, a raíz de su muerte la rama femenina se dividió en dos, las correspondientes actualmente a las CARMELITAS MISIONERAS (Rama de Barcelona), 

y las CARMELITAS MISIONERAS TERESIANAS (Rama de Tarragona).También entre los Terciarios Carmelitas se produjo una escisión casi paralela geográfica y cronológicamente a la de las Hermanas. Pero la rama de Hermanos de Barcelona desapareció después de la muerte del Fundador. La que se afianzó definitivamente con la sede central del gobierno en Tarragona, terminó fragmentándose en dos congregaciones autóctonas.

Aunque Francisco Palau anduvo rodeado de compañeros y discípulos, partícipes de sus ideales y de su tenor de vida recolecta y penitente, tanto en Francia (Caylus-Livron 1840-1851), como en Barcelona (Vallcarca-Els Penitents 1851-1854), hasta 1860 no logró organizar comunidades propiamente dichas y con cierta estabilidad. Las tres primeras son prácticamente contemporáneas, arrancan de 1860 y se consolidad a partir del año siguiente.

En noviembre de 1860 recibía del Obispo de Mallorca el encargo de dirigir y reorganizar el eremitorio de San Honorato de Randa de Puig de Randa (Mallorca), cuya vida solitaria entroncaba históricamente con el beato Raimundo Lulio. En su labor de director y restaurador Francisco Palau imprimió un sello netamente carmelitano en la vida solitaria de aquella vieja institución. Aprovechó además la oportunidad para incorporarla a su propio proyecto fundacional, de tal forma que aparece muy pronto vinculada a los otros dos grupos organizados por las mismas fechas, uno en Es Cubells (Ibiza) y otro en Santa Cruz de Vallcarca (Barcelona). Son las tres comunidades organizadas y dirigidas por él hasta 1865. Mientras la de San Honorato mantenía su tradición de vida eremítica, las otras dos se abrían al apostolado, especialmente la de Vallcarca. Esa orientación se impuso por voluntad del Fundador en las comunidades posteriores.

       La primera es precisamente una prolongación de San Honorato en la línea apostólica. A instancias del párroco de San Magín (Palma de Mallorca), Francisco Palau acepta establecer una comunidad dedicada a la enseñanza en un pequeño colegio en el Arrabal de Santa Catalina de la capital mallorquina. Se inauguró el 10 de julio de 1865 y se mantuvo hasta 1923, fecha en que pasó a los Carmelitas Descalzos. Idéntica fue la misión de las otras dos comunidades masculinas establecidas en vida del Fundador.

           En 1868 se establecía otro colegio de enseñanza en Vendrell (Tarragona) y en 1871 era la vez del pueblo natal de Francisco Palau (Aytona, Lérida). A su muerte eran seis las casas o comunidades que le consideraban padre y fundador. En ellas trabajaban unos veinticinco miembros, que seguían las orientaciones recibidas oralmente del P. Francisco Palau y las Constituciones que les entregaba pocos meses antes de morir (1872).

          Nombrado para sucederle como Director el carmelita exclaustrado Juan Nogués, encontró cierta oposición en algunas comunidades como las de Santa Cruz de Vallcarca, Serós y Mallorca, pero logró afianzarse y desarrollar la familia palautiana de hermanos. En su tiempo se abrieron las casas de Serós (Lérida, 1872), Altafulla (Tarragona, 1873), Constantí (Tarragona, 1875) y Alaró (Mallorca, 1875) en el Santuario de la Virgen del Refugio, que se levantó en 1879.

           Al morir en 1879 el P. Nogués (28 de marzo), el arzobispo de Tarragona nombraba Director al sacerdote diocesano Joaquín Blanch, que no supo atraerse las simpatías de los hermanos, que a partir de 1879 se dividen en dos congregaciones independientes, a saber:

 

             A)  Hermanos Carmelitas Descalzos Terciarios (1879-1923)

 

     Con este nombre se identificaban los miembros de las casas establecidas en la Isla de Mallorca, que se desentendieron del nuevo Director y pidieron otro, al Obispo de la diócesis que nombró al exclaustrado capuchino Ignacio Vich. La nueva Congregación autónoma quedó reducida durante años a la única casa de Santa Catalina de Palma de Mallorca. La de los ermitaños de San Honorato de Randa, había mantenido siempre una cierta independencia mientras estuvo al frente de la misma el hermano del Fundador , Juan Palau. Al fallecer éste en 1880, la presencia  carmelitana decaía progresivamente siguiendo las disposiciones de los prelados mallorquines, que al fin transformaron el centro en casa de ejercicios espirituales. Posteriormente se convirtió en cuna de la Congregación de los Misioneros de los Sagrados Corazones.

       El colegio de Santa Catalina, adquirió, en cambio, un desarrollo muy notable, especialmente a partir de 1882, fecha en que se inauguró un nuevo edificio en la calle Murillo y Antich. Pese a su intensa actividad educativa y pastoral, en íntima colaboración con la parroquia de San Magìn. La comunidad sintió siempre el reclamo de su vinculación originaria con la vida eremítica de San Honorato.

        Al romperse el lazo que unía ambas casas, la veta solitaria halló cauce en una fundación cerca del pueblo de Esporlas. Allí acomodaron para la vida eremítica, con el nombre de “Monte Carmelo”, la finca denominada Son Ferrá, donación de la señora Margarita Roselló. A los dos hermanos ermitaños que vivían permanentemente se les unían durante el verano otros compañeros que subían desde Palma para pasar unas semanas de descanso y de retiro.

      A estas  dos comunidades se redujo la diminuta Congregación, que no pasó de diocesana. Conscientes los miembros de sus limitaciones de cara al futuro, iniciaron un acercamiento al Carmelo Teresiano (Carmelitas Descalzos). Los primeros pasos en esa dirección arrancaban en 1910, pero  no culminaron hasta el 24 de noviembre de 1923, fecha en que la Congregación quedaba incorporada a la Provincia de Carmelitas Descalzos de Cataluña. Se cerraba así la historia de esta rama de la familia palautiana.

 

              B) Hermanos Carmelitas de la Enseñanza (1879-1936)

 

       Cuando se producía la separación de Mallorca en 1879, las comunidades que permanecían bajo la dirección del sacerdote Joaquín Blanch eran las de Es Cubells, Vendrel. Altafulla, Constantí, Aytona (Lérida) y Alaró (Mallorca). La de Es Cubells conducía una vida bastante lánguida limitándose a la presencia de algún hermano encargado de la ermita-santuario mariano, lugar de peregrinación de los isleños. Así se mantuvo hasta 1936.

       En las demás casas era intensa la labor de la enseñanza, ya que todas ellas eran escuelas o colegios. A las existentes en 1879 se unía otro nuevo abierto en Tarragona en 1881. Mientras  florecían y ampliaban su acción apostólica y pastoral las de Tarragona y Vendrell, decaían las de Altafulla y Constantí, que se cerraron entre 1879 y 1890. Tampoco duró mucho la fundación abierta en Cambrils (Tarragona) en 1895.

Contribuyó extraordinariamente a su afianzamiento y desarrollo el director don Ramón Guillamet y Coma, nombrado por el arzobispo de Tarragona  en 1892. A él  se debe además la primera biografía del Fundador (Tarragona 1909). Comenzaba su dirección con la publicación de las nuevas Constituciones (Tarragona 1892) en las que aparece por primera vez el título oficial del Instituto. A tenor de lo establecido en ellas, era nombrado primer superior general el hermano José Muntasell y Sala (1846-1910), que había conocido al Fundador y había colaborado estrechamente con los anteriores directores. Entre  sus logros debe recordarse la aprobación pontificia del Instituto, el 17 de marzo de 1902. Desempeñó el cargo hasta su muerte en 1910.

          En Tarragona radicaba el noviciado y la curia del general del instituto. En la misma casa se celebraban los Capítulos generales, el último tuvo lugar el 2 de noviembre de 1930 con asistencia de  siete hermanos. Fue reelegido general Cosme de Ocerín y Gorostiaga, que había sucedido en 1910 al hermano José Muntasell. No había límites para la reelección.

            Las dos comunidades existentes al estallar la guerra civil de 1936 sufrieron las consecuencias de la persecución religiosa desencadenada en la zona “roja”. Los tres miembros de la comunidad de Vendrell fueron asesinados en los primeros días de agosto [-Hno. Manuel Almanzor Escudero (superior) (1877-1936); Hno. David Masdeu Poblet (1878-1936); Hno. Joaquin Ramí Goatas (1899-19366)-]. Su causa de Beatificación está incoada entre los Mártires  de la fe del grupo del  Panadés..

      De los seis que residían en Tarragona, cinco fueron apresados y encarcelados en el buque-prisión “Río Segre”, cuatro de ellos fueron asesinados en noviembre del mismo año [-Hno. Isidro Tarsá i Giribets (1866-1936); Hno. Luis Domingo i Oliva (1892-1936); Hno.Buenaventura Toldrá i Rodón (1896-1936); Hno Julio Alameda Camarero (1911-1936;-).  El proceso de su Beatificación  está incoado entre los Mártires de la fe del grupo de la Archidiócesis de Tarragona.(*). El hermano general Cosme Ocerín y Gorostiaga (nacido en Bilbao) fue acogido por una familia amiga y falleció de bronconeumonía en el hospital de Tarragona el 5 de octubre de 1936.

      El único superviviente de la tragedia fue el hermano Francisco Navarro Bonilla, encarcelado lo mismo que sus compañeros de comunidad en el citado buque-prisión “Río Segre”. Fue liberado por mediación de don José Martínez y esposa, que le acogieron en su casa, aunque estaba herido. Ingresado luego en el hospital de San Pablo y Santa Tecla permaneció allí hasta el fin de la guerra. Trabajó incansablemente los años sucesivos para salvar y recuperar los bienes de la Congregación, especialmente en Vendrell y Es Cubells. Todos sus esfuerzos resultaron inútiles ante la postura de las respectivas curias diocesanas, indiferentes por entonces en la extinción de los Hermanos Terciarios Carmelitas, cosa que se conseguía en 1947. El citado hermano ingresó como carmelita descalzo en Barcelona profesando el 8 de febrero de 1854. Fallecía en el mismo convento a los 67 de edad, el 26 de enero de 1959. Desaparecía así el último hijo espiritual de la familia masculina de Francisco Palau.

_________________

 

(*) El decreto de beatificación de los Siervos de Dios Manuel Borrás Ferré, Obispo auxiliar de Tarragona y 146 compañeros, martirizados por odio a la fe de entre 1936 y 1939 fue aprobado a finales del mes de junio por el Santo Padre Benedicto XVI. (cf. Causa de la Archidiócesis de Tarragona).
         Entre estos Siervos de Dios  que la Iglesia proclama  Mártires, se encuentran: 7 Padres Carmelitas Descalzos, y  los Cuatro Hermanos Carmelitas Terciarios de la Enseñanza,  C.T.E.- del Padre Palau-  cuyos nombres aureolados  son:  
1 [123] FR  ALAMEDA CAMARERO, JULIO, C.T.E.
-2 [124] FR. DOMINGO OLIVA, LUIS, C.T.E..
-3 [125] FR. TARSÁ GIRIBETS, ISIDRO, C.T.E.
-4 [126] FR. TOLDRÁ RONDÓN, BUENAVENTURA, C.T.E.  

+++++

             ¡Buenas noticias!. “En el contexto del Año de la Fe”, repetimos, con palabras del Papa Benedicto XVI, que “por la fe, los mártires entregaron su vida como testimonio de la verdad del Evangelio, que los había trasformado y hecho capaces de llegar hasta el mayor don del amor con el perdón de sus perseguidores”.

      “La Iglesia que peregrina en  España, ha sido agraciada con un gran número de estos testigos privilegiados del Señor y prepara  y celebra, -según la  nota informativa de la Conferencia Episcopal Española ,-la ceremonia de beatificación de mártires del siglo XX” .

La Solemne Beatificación, Dios mediante, tendrá lugar en Tarragona (España), el 13 de octubre de 2013.                                                                  

                             Carmelitas Misioneras

Quién está en línea

Tenemos 83 invitados conectado(s)

Ingresa

Recordarme

Liturgia Dominical

Canciones Palautianas

Idioma

Info Demarcaciones

INFO-DEM

Aula de formación

logo-aula

CMS Kenya

cms-k1

 

CM Mártires

Presentación Canto a lo Divino

Contáctanos

 

email logo1Si deseas comunicarte con nosotras, escríbenos a carmisioneras@gmail.com tendremos el gusto de responder tus inquietudes.